SELECCIÓN DE VACAS Y TOROS

SELECCIÓN DE VACAS Y TOROS

Para la selección de las madres de los toros, debe tenerse presente que las vacas no sufren cambios en su genotipo a través del tiempo y que las diferencias en la producción de un año a otro se debe más que todo al efecto de la edad, a la época del parto (verano o invierno), enfermedades y, en general, a las variaciones ambientales en los hatos.

11 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Por eso es preciso someterlas a alimentación y manejo general similar al de sus contemporáneas, pues de no hacerlo así, se cometerían errores que distorsionarían los resultados de la escogencia.

Cuando se van a seleccionar las vacas élites como madres de reproductores, ya sea para utilizarlos en el hato o para suministrarlos a otros productores, debemos tener en cuenta también el mérito de sus parientes, así como los registros de su madre y de su padre y, si es el caso, la prueba de descendencia del padre.

Para una mayor seguridad en la elección, el mejorador deberá descartar como madres de reproductores aquellas vacas que aún teniendo altas producciones, hayan abortado o que hayan tenido crías débiles o retrasadas en comparación con el promedio de peso de sus contemporáneas, o cuyas crías no hayan sobrevivido al destete por causas diferentes a accidentes comprobados.

La selección de vacas puede estar basada en los estimativos de la capacidad más probable de producción (CMPP) o en el valor genético (VG). Estos métodos se basan en la habilidad genética de producción y son recomendados para seleccionar vacas para producir toros productivos y novillas de reposición, aunque los estimativos son diferentes para cada uno de los métodos.

Selección individual de toros La selección de machos debe fundamentarse primordialmente en que posean las características productivas que se requieren para la mejora, es decir, su valor individual, la aptitud para la que se explota, su genealogía y, si es posible, el comportamiento productivo de su descendencia.

Una vez que los productores cumplan con esas características básicas se debe tener en cuenta, además, que tenga los caracteres propios de la raza o cruce, buen estado sanitario, ausencia de defectos anatómicos o apreciables y edad conveniente para la reproducción.

Por regla general, la elección no deberá recaer en individuos que presentan temperamento demasiado nervioso o agresivo, pues los genes que determinan estas características parecen ser altamente heredables. En cambio la docilidad y la mansedumbre son características favorables e inherentes a la producción lechera.

Así mismo, un toro dotado de buenas calidades físicas puede ser un mediocre progenitor si carece de una buena genealogía. Esto significa que para juzgar y seleccionar un padrote joven como reproductor, es indispensable verificar el comportamiento productivo de sus madres, de su padre y de sus abuelos, pues de la calidad de todos, dependerá el verdadero valor genético de la descendencia y no de su apariencia.

No obstante, es conveniente señalar que lo que se hereda es la capacidad de desarrollar los caracteres; si la constitución orgánica del animal es deficiente, probablemente no podrá desarrollar con toda la intensidad tales caracteres. No es intención del autor insistir sobre las características morfológicas que deben poseer los reproductores seleccionados.

En el proceso de selección es sumamente importante ser muy exigentes con el toro; escoger el de excepcional calidad para encargarle a él todo el peso y control genético del rebaño.

*Fundador de Asodoble

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.