LA CLAVE SE QUIERE SACAR EL CLAVO

LA CLAVE SE QUIERE SACAR EL CLAVO

Como falto de palabra, incumplido e irrespetuoso de los pactos políticos tildaron los dirigentes del conservatismo holguinista al alcalde de Cali, Mauricio Guzmán Cuevas, por los nombramientos que el mandatario local hizo en las gerencias de las Empresas Municipales de Cali (Emcali).

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Guzmán nombró o ratificó a seis representantes del movimiento conservador que dirige el director del diario local El País, Rodrigo Lloreda, en distintas gerencias de Emcali y le dio al holguinismo dos plazas, que al decir de los conocedores tienen poco valor político. La gerencia general de Emcali también es ocupada por otro lloredista, Adolfo León Gallón. Al movimiento becerrista le dio la gerencia de energía y a Clementina Vélez le bajó de categoría al gerente financiero para dejarlo en planeación.

Según la senadora María Isabel Cruz, el presidente del Concejo Ricardo Cobo, los concejales Diego Ramos y María Eugenia Montoya, al igual que el ex concejal Omar Valencia, el alcalde Guzmán les había prometido respetar sus cuotas políticas en el área operativa de Emcali, con la excepción de Yolanda Payán quien sería removida de su cargo.

Sin embargo, la sorpresa fue mayúscula cuando las cuotas holguinistas que eran Hugo Salazar Jaramillo, quien se desempeñaba como gerente de acueducto y alcantarillado fue trasladado a la gerencia de Obras, la cual con la reestructuración de Emcali desaparecerá en seis meses.

La otra cuota, Abelardo Vacca, quien estaba al mando de la gerencia comercial, pasó a la gerencia administrativa, área que también corre peligro de desaparecer con la reforma contemplada en la ley 142, pues al igual que la gerencia de Obras quedaría como una dependencia ya que las únicas gerencias serán las de Acueducto y Alcantarillado, la de Energía y la de Teléfonos.

Y la gerencia administrativa que ocupaba Yolanda Payán, que era la única dependencia que los holguinistas habían aceptado que sacrificarían, efectivamente la perdieron. Así las cosas, el holguinismo en pleno se pronunció contra lo que consideró un atropello y sus representantes visitaron en su despacho al Alcalde para pedirle explicaciones de por qué no les dejó ninguna gerencia operativa, sino administrativas, a sabiendas de que este año se tendrán que abolir.

El Alcalde también se mostró sorprendido por el reclamo pues manifestó que él en ningún momento había hecho tales pactos con el holguinismo, a lo que la senadora María Isabel Cruz y el concejal Cobo le recordaron que sí les dio su palabra el primero de enero de este año en casa de la senadora, lo ratificó durante una cena en Cali Viejo con el concejal y dos días antes de Semana Santa le prometió a la senadora respetar el pacto.

Por la confusión de conceptos la senadora prefirió quedarse en Cali y no asistir a la sesión a la que estaba convocada en el Congreso, pues su intención era hacerle saber al alcalde Guzmán que le había quedado mal al director del movimiento, Carlos Holguín Sardi, al gobernador Germán Villegas y a toda la dirigencia conservadora que lo apoyó con la coalición bipartidista de La Clave para llevarlo a la Alcaldía.

Más al momento de repartir la torta burocrática en Emcali fue el lloredismo el que se llevó todos los manjares. Fueron nombrados en la gerencia de Acueducto Diego Fernando Arboleda Mayork, en la gerencia de Energía al liberal becerrista Carlos Arturo Izquierdo, en la gerencia de Teléfonos Aníbal Eduardo Pérez, en Control de Gestión Adriana María Barragán, en la gerencia Comercial Juan Fernando Burgos, en la gerencia de Planeación a la cuota de Clementina Vélez, Diego Reyes, en la gerente Financiera Jorge Alberto Criales (encargado) y Jaime Campo fue confirmado en Informática.

A pesar de la protesta, los funcionarios holguinistas aceptaron tomar posesión de su cargo ayer a las cinco de la tarde en la sala de juntas de la gerencia general de Emcali, para demostrarle a la ciudadanía que tienen voluntad de trabajar por Cali pero que de hoy en adelante las cosas en cuestión política con la administración Guzmán serán otro cantar .

Puestos con aroma de venganza La situación presentada ayer en Emcali fue considerada por el politólogo Alberto Ramos Garbiras como una reacción tardía del alcalde Mauricio Guzmán que tomó venganza contra los holguinistas por el mal trato que el gobernador Germán Villegas le dio al liberalismo becerrista al momento de repartir sus cuotas en el poder .

Según Ramos, el cierre de los espacios de poder que sufrió el becerrismo dentro de la gobernación lo está recuperando gradualmente en la alcaldía, pero se observa una parcelación y remozamiento de La Clave dentro del poder con los lloredistas y los becerristas más los nuevos que capten una vez se aleje el holguinismo.

Según el sociólogo Ricardo Reina, lo que hizo Guzmán, al nombrar seis conservadores lloredistas y un liberal becerrista en las mejores dependencias de Emcali, descabezar la cuota del concejal José Luis Arcila en gestión de control y mermarle poder político dentro de la institución al movimiento conservador holguinista y al liberalismo de Clementina Vélez, es quizá el más grave error que ha cometido en su corta estadía en el poder.

Y lo es porque en estos momentos están sometidos a estudio del Concejo municipal dos proyectos presentados por el Alcalde como lo son el Plan de Desarrollo para el municipio de Cali y la reforma a los estatutos de Emcali y Emsirva a la luz de la ley 142 , explicó.

Los proyectos se pueden empantanar debido a que tanto en la Comisión del Plan como en la de Institutos Descentralizados existen fuerzas políticas que se sienten tocadas con la acción de Guzmán como los holguinistas Ricardo Cobo, Marino Paz y Diego Ramos, el conservador independiente José Luis Arcila, la liberal independiente Clementina Vélez, quienes se unirían a quienes quedaron por fuera de la coalición de La Clave .

Ricardo Cobo Presidente del Concejo El que el alcalde Mauricio Guzmán no haya respetado el pacto político verbal mediante el cual el holguinismo se comprometía a sacrificar la gerencia administrativa a cambio de que se le respetaran las dos gerencias operativas, es un irrespeto para el movimiento mayoritario conservador que hizo grandes esfuerzos para fortalecer La Clave y llevar al poder tanto al líder holguinista Germán Villegas Villegas para la gobernación como al liberal Mauricio Guzmán a la alcaldía. Pero no por ello vamos a dejar de colaborar con la administración, pues las diferencias son netamente políticas.

Ma. Isabel Cruz Senadora holguinista Me extraña sobre manera la actitud del alcalde Guzmán para con el movimiento holguinista que ha sido el que lo ha apoyado tanto para su candidatura como para sacar adelante la política que se trazó en su Gobierno. No veo por qué desconoce no solo el hecho de que nuestra corriente le aportó una cantidad de votos tan significativa que gracias a ella obtuvo la votación suficiente para alcanzar el cargo que hoy ocupa, sino que no valora el hecho de que fue con mi iniciativa y la del senador Luis Fernando Londoño que Cali obtuvo los 100 mil millones de pesos por parte del departamento de Planeación Nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.