Guatemala, un destino multicolor

Guatemala, un destino multicolor

Guatemala es un destino de mil colores. Allí se reúnen desde templos con más de 300 años de historía hasta lagunas mágicas encerradas entre montañas.

23 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Al primer sitio a donde es necesario llegar en este país donde los mayas hicieron historia es Antigua, un pueblo que parece congelado en el tiempo y que está situado al pie del Volcán de Agua (3.752 metros).

Conocerlo no implica una travesía. Basta un recorrido de hora y media por carretera desde la capital para tener contacto con sus calles.

El pueblo en sí mismo es parecido a un enorme museo. Allí se pueden apreciar las ruinas de varios templos destruidos por terremotos, como las de un antiguo monasterio que fue integrado magistralmente al lujoso hotel Santo Domingo.

Es casi obligatorio ir a las ruinas de Santa Clara, de Santa Catalina, de la Catedral, de San Francisco y al Arco del Reloj, la construcción más emblemática de Antigua. Y también al museo del hermano Pedro, canonizado en el 2002 por el papa Juan Pablo II. Todas ellas han sido reforzadas para que no representen peligro para el turista.

Antigua fue la capital del país y de la capitanía de Guatemala hasta 1773, año en el que un terremoto la destruyó. Esto obligó al Gobierno a trasladar la capital a Guatemala de la Asunción.

Luego de este cambio nadie se interesó por reconstruirla, y lo que no afectó el terremoto de 1773 lo hizo el de 1976. Sin embargo, en los últimos años se ha convertido en un gran centro turístico donde muchas casas han sido transformadas en hostales.

Un segundo destino imperdible es el lago Atitlán, situado en el departamento de Sololá, a tres horas de la capital. En sus orillas se encuentran 13 pueblos, varios de ellos con nombres de los apóstoles. Se destacan Panajachel y Santiago de la Laguna, este último asentado entre dos volcanes.

Atitlán es uno de los cuatro grandes lagos de Guatemala. Los otros son Izabal, Amatitlán y Peten Itzá. Semana Santa es la mejor época del año para visitar este escenario natural, ya que los fieles hacen adornos con flores que sirven como tapete a las procesiones. Panajachel es el pueblo a orillas del lago con mejor infraestructura turística.

Desde allí se ven tres volcanes que le dan un aspecto mágico al paisaje. Son el Atitlán, el Tolimán y el San Pedro. Lo ideal es amanecer en Panajachel y al despuntar el sol, zarpar y recorrer el lago, sus pueblos y sus volcanes.

Luego, salir hacia Chichicastenango, internarse en el mercado dominical y apreciar las artesanías llenas de colores, o ir al Parque Nacional Tikal y oír el canto de los pájaros y el aullido de los monos. Hay otro atractivo: en ninguna parte del mundo es usual ver ríos de lava, pero en Guatemala es posible hacerlo al visitar el volcán Pacaya.

PARA PARTICIPAR EN VIAJEROS ENVÍENOS SU CRÓNICA, DE UNOS 3.000 CARACTERES, A LA AVENIDA ELDORADO N° 59-70 (BOGOTÁ) O A VIAJAR@ELTIEMPO.COM.CO. ADJUNTE UNA FOTO DE 1 MEGA EN LA QUE APAREZCA USTED EN ALGUNO DE LOS SITIOS QUE VISITÓ

Despierta con las noticias más importantes.Inscríbete a nuestro Boletín del día.

INSCRIBIRSE

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.