RENUNCIEN, SEÑORES MAGISTRADOS : GIRALDO

RENUNCIEN, SEÑORES MAGISTRADOS : GIRALDO

El encendido debate sobre el proyecto de Ley Estatutaria de la Justicia en el Congreso llegó ayer a uno de sus puntos más críticos, respecto a la evaluación del trabajo de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

A las críticas efectuadas por un consultor del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) sobre la falta de eficacia y agilidad en la gestión de la Sala Administrativa, se sumaron ayer otros cuestionamientos que llegan incluso hasta pedir la renuncia de los seis integrantes de esa corporación.

Al revelar los resultados de un examen, el senador liberal Luis Guillermo Giraldo indicó que el mayor porcentaje de los acuerdos expedidos por la Sala Administrativa desde 1992 a la fecha tiene que ver con el manejo y contratación de personal.

En el período 1990 a 1994, indica el informe, se pasó de 26.352 funcionarios de la Rama Judicial a 40.536. Es decir, en ese lapso la burocracia judicial se incrementó en 14.184 cargos. El costo por persona, sólo para 1993, ascendía a los siete millones de pesos.

Giraldo recordó las críticas -contenidas en el documento del BID- sobre la congestión judicial; la falta de sensibilidad de la Sala Administrativa ante las necesidades de los empleados y, en especial, las quejas por los viajes y los viáticos empleados por esa corporación en desplazamientos al exterior.

La renuncia Por favor, señores magistrados, renuncien porque estamos perdiendo la guerra por la justicia. Han demostrado que no han sido capaces de ganar la batalla en favor de la justicia. Renuncien y dejen que la lucha se libre con otras personas y otros instrumentos , dijo Giraldo a EL TIEMPO.

La declaración de Giraldo se produjo como epílogo de la discusión en la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado, en donde los presidentes del Consejo Superior, Carlos Villalba, y de la Sala Administrativa, Hernando Yepes, defendieron con vehemencia la gestión de la Judicatura. El tira y afloje entre Giraldo y los magistrados se prolongó por más de dos horas.

En opinión de Giraldo, los integrantes de la Sala Administrativa son excelentes juristas, pero no han demostrado en los últimos tres años una capacidad real para adelantar su trabajo.

Según la propuesta del congresista, la Corte Constitucional, la Corte Suprema de Justicia y el Consejo de Estado deberían escoger de nuevo -como lo consagra la Carta- a otros seis juristas para integrar la Sala, cuyo período sería de ocho años. La Sala Disciplinaria permanecería inmodificable.

El propósito de un grupo de senadores respecto a la Sala Administrativa, es el de convertirla en un cuerpo asesor y darle paso a la creación de un gerente judicial.

En la práctica, la propuesta se podría adelantar a través de una ley u otro mecanismo acordado en la Comisión.

Defensa de gestión Tras entregar un voluminoso informe sobre el trabajo de la corporación, Villalba y Yepes coincidieron en señalar que la administración de la justicia en el país debe seguir en manos del Consejo Superior y no en las de un gerente judicial.

La presión -dijo Villalba- que se ha ejercido sobre los nuevos organismos judiciales hace que se les exija esfuerzos y realizaciones que no pueden efectuarse porque no existe el piso legal. Falta la Ley Estatutaria de la Justicia .

A juicio de Giraldo y otros senadores, la Sala Administrativa no ha definido con claridad su labor y se ha dedicado a asuntos simples como avalar contratos de vigilancia de parqueaderos o a asignar el mecánico de los automóviles de los magistrados.

Magistrado Yepes, -dijo Giraldo- ambos estudiamos en el colegio y usted era una de las personas más brillantes y siempre ocupó el primer puesto, fue constituyente, es jurista... me parece que en su actual gestión lo estamos perdiendo .

Me está ofreciendo empleo? , replicó Yepes.

Usted ya tiene uno y además con viajes , le respondió Giraldo.

El debate se reanudará hoy a las 10 de la mañana.

Tira y afloje con la Corte La entrevista concedida por el presidente de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández Galindo, a EL TIEMPO sobre la labor de la corporación causó ayer más reacciones en el Senado.

El senador Luis Guillermo Giraldo dijo que Hernández no lo puede descalificar en un reportaje y mucho menos decir que una persona no puede proponer que se acabe con una Corte porque fue el ponente de una ley declarada inexequible .

Giraldo dijo que implícitamente Hernández se refería a él y al episodio de la Ley Antisecuestro.

A mí no me pueden refutar con harina de otro costal , dijo.

Consultado por este diario, Hernández Galindo dijo ayer que nunca se refirió al senador liberal, pero al que le caiga el guante que se lo plante .

Giraldo cuestionó a la Corte y dijo que no estaba convencido de que no era una corporación de bolsillo.

Así, reveló un acta de la Sala Plena del Consejo Superior del 2 de marzo de 1994 -aún sin aprobación-, en la cual se dice que dos magistrados de la Corte fueron a almorzar a esa corporación antes de proferir un fallo sobre las facultades de la plenaria de la Judicatura.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.