DESCUIDO O IGNORANCIA

DESCUIDO O IGNORANCIA

Los miembros del jurado designado por el Círculo de Periodistas de Bogotá, CPB, para la concesión de los premios en 1992, con Carlos Lleras Restrepo como su presidente, hicieron constar su alarma por la pobreza y la tergiversación del idioma español empleado en los trabajos presentados por los concursantes.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Supongo que observación semejante registraron en 1995 los miembros del jurado presidido por Enrique Santos Castillo. La situación del idioma es cada vez más mala en el periodismo oral, sobre todo, y en las agencias elaboradoras de propaganda comercial.

Cuando me inicié en 1937 en el periodismo escrito, Eduardo Santos me advirtió que los declarados insubsistentes no son los empleados públicos sino los decretos oficiales por medio de los cuales fueron nombrados. La insubsistencia en las personas es cosa de Dios.

Mencionado Eduardo Santos, recuerdo su decisión de no leer ningún escrito iniciado con un gerundio por encontrarlo incorrecto y pedante. Vino esto a mi memoria cuando tuve en mis manos el libro de Juan Pablo II con el título local de Cruzando el umbral de la esperanza.

En nuestras radios no dice ya los saludamos sino los estamos saludando o le estamos preguntando . Los locutores se acostumbraron al uso continuo del gerundio. Andrés Bello es desconocido para ellos. Todavía se oye lo de un decreto nombrando .

El hasta mañana llega se oye y se ve escrito, incluso en primera página de EL TIEMPO, sin ese no intermedio, necesario para afirmar que antes de mañana no llegará la persona del cuento. El hasta mañana llega quiere decir en buen romance que después no volverá a llegar.

Oigo y leo horrorizado eso del rol , en vez del clásico papel que todos desempeñamos en el curso de nuestras vidas. Lo del al interior , en vez del correcto en el interior , muestra incultura en los hablantes del español.

Llamar Inglaterra, que no es una nación sino una de las regiones integrantes del Reino Unido, muestra desconocimiento de la geografía. El nombre oficial, en corto, es el de Gran Bretaña o U.K., en sigla inglesa. En la página económica vemos todos los días la denominación de Inglaterra en vez de Gran Bretaña para indicar la cotización de la libra con respecto al dólar.

La lista de equivocaciones en los informadores es muy larga. Anoto en ellos insistencia en que cualquier cosa es un evento , incluso un temblor de tierra. Las autoridades de la lengua aceptan evento , pero en el marco de lo eventual.

Es sorprendente la introducción del nivelismo en lo que se dice y escribe, en lo cual es maestro el buen periodista huilense Edgar Artunduaga. En cualquier oración suya introduce el innecesario nivel . Habló bien acerca de las autoridades regionales y corrigió con lo de autoridades a nivel regional.

A nivel de fiebre , dicen ahora las enfermeras, por el contagio de la radio. Bajémonos los periodistas de ese nivel. Con ello nos irá mejor en el manejo de tan bella lengua como lo es la española. No le añadamos vicios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.