MINISTROS SACARÁN BANDERA BLANCA A LOS PASTRANA

MINISTROS SACARÁN BANDERA BLANCA A LOS PASTRANA

El Vicepresidente de la República, Humberto de la Calle, y los ministros del despacho acordaron ayer contestar al ex presidente Misael Pastrana en términos conciliatorios, pero sin retractarse.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En reunión informal en el Club de Ejecutivos, los ministros delegaron al Vicepresidente para redactar la respuesta. Se mantendrán firmes en que ha habido difamaciones en el diario La Prensa, pero señalarán que cuando hablaron de la familia Pastrana se referían al ex presidente y a sus hijos Juan Carlos y Jaime.

Los ministros tuvieron ayer una reunión en la que trataron temas por demás singulares: qué es una familia según el significado del diccionario de la Academia de la Lengua; qué miembros comprende una familia; cuál es la diferencia entre Consejo de Ministros y reunión privada de ministros, y cuáles son los alcances de un derecho de petición y en cuánto tiempo se responde.

Fue en el Club de Ejecutivos, de 8 a 9:35 a.m. El desayuno lo pagó Horacio Serpa (Gobierno). El diccionario lo llevó Rodrigo Marín (Desarrollo). Sólo faltaron Daniel Mazuera (Comercio Exterior) y Rodrigo Pardo (Relaciones Exteriores).

El próximo desayuno lo va a pagar Marín. Será en unos quince días.

El objeto de la reunión de ayer era responderle al expresidente Misael Pastrana, quien les pidió que rectificaran su declaración de hace dos semanas en que se fueron lanza en ristre contra La Prensa y contra la familia Pastrana.

Pero los ministros no contestaron. Ni lo van a hacer por ahora. Delegaron al vicepresidente Humberto de la Calle la misión de dilatar el asunto, de bajarle el tono y de responder en términos conciliatorios pero sin retractarse un ápice en lo dicho. Y de tomarse el tiempo que da, legalmente, el derecho de petición, que es de 15 días.

Así, entre discusión y discusión, se lograron definir algunas cosas concretas: que cuando hablaban de familia Pastrana sólo se referían a Misael Pastrana y sus hijos Juan Carlos y Jaime, todos ellos con letra de molde en la bandera de La Prensa. No se referían a toda la familia, que hubiera incluido, según dijeron, a abuelos, bisabuelos, nietos y biznietos. No. Cuando hablaron de campaña difamatoria no se referían a la señora Cristina de Pastrana, esposa del ex presidente, ni a Cristina, la hija, ni tampoco a Andrés. Por el contrario, de éste quedó planteada la propuesta de destacar la carta que mandó desde Tokio cuando se produjo el comunicado de los ministros.

Y también quedó planteada la propuesta de concitar a la familia Pastrana a la unidad en temas como el problema del narcotráfico, las relaciones con Estados Unidos y el asunto de la violencia. Es decir, habrá bandera blanca pero no rectificación.

Y responderá De la Calle porque a él fue al único a quien llegó la carta de Pastrana.

Los ministros seguirán reuniéndose por fuera de Palacio. Todos coincidieron en que necesitan un espacio para conversar distinto de la solemnidad del Consejo de Ministros y a la liviandad de las reuniones sociales. Y después de Marín y Serpa, en turno rotarán el pago del desayuno.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.