LISTO EL PAQUETE DE IMPUESTOS

LISTO EL PAQUETE DE IMPUESTOS

Un estricto control a la facturación, la retención en la fuente por parte de las grandes empresas y severas medidas para evitar el lavado de dólares a través de la finca raíz son algunas de las propuestas que incluye el proyecto de reforma tributaria del Gobierno.

19 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La iniciativa que contiene 164 artículos busca no solamente taponar los huecos de evasión y elusión de impuestos sino conseguir mayores recursos para cumplir con los gastos adicionales en que está comprometida la administración Samper.

Un estudio del Fondo Monetario Internacional realizado para el Gobierno estimó el nivel de evasión del impuesto de renta en 30 por ciento y del IVA en 35 por ciento, razón por la cual hay interés en frenar este desangre fiscal.

El ministro de Hacienda, Guillermo Perry Rubio, indicó ayer que se requieren mayores ingresos para hacerle frente al proceso de descentralización, que tiene costos fiscales muy altos y para aumentar la inversión en infraestructura, en salud y educación para los colombianos.

Uno de los sectores al que el Ejecutivo le meterá la mano será al de finca raíz que ha estado descuidado y que podría reportar grandes ingresos. Para ello la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN) quedará facultada para pedir que se ajusten los valores cuando descubra que una escritura fue realizada por un valor inferior al 75 por ciento del precio real del inmueble.

Así mismo los materiales utilizados para la construcción de la vivienda popular serán gravados con el IVA, pero los constructores lo podrán descontar de sus impuestos de renta.

Se propone mantener por tiempo indefinido la tarifa del IVA del 14 por ciento y hacer un aumento de la misma para vehículos, aviones y yates.

En el caso de los automóviles la tarifa pasará del 20 al 25 por ciento para los vehículos de menos de 1.300 centímetros cúbicos, del 35 al 45 por ciento para los carros de gama intermedia y para aquellos que tengan un costo superior a los 40 millones de pesos el IVA pasará del 45 al 60 por ciento.

Retención en la fuente Las empresas grandes efectuarán retenciones cuando paguen el IVA en compras de bienes y servicios a empresas medianas y pequeñas y liquidarán anticipos cuando vendan bienes y servicios a empresas medianas y pequeñas.

Los responsables del impuesto sobre las ventas que tengan la calidad de productores deberán facturar anticipadamente un dos por ciento a título del impuesto sobre las ventas.

La excepción en el impuesto a las ventas se limitará exclusivamente a los bienes y servicios que tienen una justificación de carácter social tales como alimentos, medicamentos, vivienda de interés social, salud, educación y libros.

Es decir, que se ampliará el cobro de dicho impuesto a otros servicios tales como las comisiones de los comisionistas de bolsa, las comisiones por el arrendamiento de inmuebles.

Todos los bienes de capital tendrán que pagar el IVA, pero podrán descontarlo en el impuesto de renta de los años siguientes. Esta medida comenzará a regir a partir del primero de enero de 1996.

Control a facturas Se hará un estricto control a la facturación. Para ello las empresas litográficas y editoriales tendrán que registrarse ante la DIAN para evitar la doble facturación que se presenta en muchos sectores.

Frente a los impuestos para el sector petrolero el Gobierno propone sustituir los cuatro impuestos que pesan sobre los combustibles, por un impuesto único expresado en pesos y ajustado cada año según la inflación esperada, que se cobrará en refinerías o en puertos de importación. Este cambio comenzaría a operar a partir del primero de enero de 1996.

El ministro de Hacienda, Guillermo Perry reconoció que esta propuesta podría tener incidencia en el precio de la gasolina, pero en todo caso cualquier aumento adicional solo comenzaría a regir a partir del próximo año.

Con relación al denominado impuesto de guerra se elimina esta contribución para todo descubrimiento petrolero, gasífero y minero efectuado a partir del primero de enero del presente año. La tarifa se reduce progresivamente a partir de 1998 para los yacimientos que fueron descubiertos antes del primero de enero de 1995.

En torno al impuesto de renta y complementarios se plantea al Congreso dejar una tarifa permanente del 37 por ciento, eliminando la sobretasa del 25 por ciento que venía rigiendo hasta el momento.

Así mismo, se aumenta la tarifa de la renta presuntiva del cuatro al siete por ciento cuando se trate del patrimonio bruto o del dos por ciento cuando sea el patrimonio líquido.

En torno a la inversión extranjera se adoptan varias medidas para evitar discriminaciones. El impuesto de remesas se reducirá gradualmente a las empresas petroleras para dejarlo al mismo nivel de otras actividades.

Las rentas de trabajo tendrán un alivio en materia impositiva ya que los salarios corrientes tendrán el mismo tratamiento que los salarios integrales, es decir que el 30 por ciento del sueldo quedará exento de la retención en la fuente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.