ACONTECIMIENTOS

La absolución de la plenaria de la Cámara de Representantes al Primer Magistrado, y el rescate de Juan Carlos Gaviria, hermano del ex presidente Gaviria, fueron acontecimientos de grande importancia y trascendencia ocurridos en nuestro país el pasado miércoles.

14 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Sobre la absolución hablaremos posteriormente, luego de escuchar las palabras del Presidente, que sin duda van a recavar muchos conceptos sobre el contenido del fallo absolutorio en la Cámara y, posiblemente porque desconocemos su contenido presentarán al país las acciones futuras. Por adelantado reconocemos sin reserva la libertad que rodeó el debate y la profusión de discursos que permitió aclarar y algunas veces confundir la decisión de los oyentes y permanentes asistentes a un espectáculo poco usual en las lides parlamentarias, por lo interesante e histórico, aunque se califique a sus participantes de no representar a cabalidad las épocas gloriosas de un Senado y una Cámara que aún permanecen como recuerdo imborrable en los fastos de la democracia colombiana.

* * * Permanece grabada y será difícil borrarla de los ojos y la mente de los compatriotas, la figura de Juan Carlos Gaviria, deshecha por el trato cruel e inhumano que recibió de los secuestradores. No entendemos la sevicia de las atrocidades cometidas contra el arquitecto, que salió de su infernal cautiverio dolorosamente golpeado en su espíritu y menguado en su físico. Porque sabemos del martirio de quienes sufren ese flagelo, y del dolor de su familia, no censuramos por ningún motivo el canje efectuado. Era la única manera de salvar la vida al cautivo. De no haber sido así, hoy estaríamos lamentando el asesinato de un compatriota inocente, víctima del odio y la pasión política.

A Cuba y al comandante Castro debemos agradecerles su intervención, y reconocer abiertamente la maravillosa tarea cumplida por la Policía Nacional. Es verdad que la ola de secuestros merece sanciones ejemplares, pero no podemos negar la alegría de saber que un hombre como Juan Carlos Gaviria recobró su libertad, regresó a su hogar y así logró traer de nuevo al seno de su familia la alegría y la tranquilidad.

Su liberación se debió también a la solidaria actitud de la sociedad, que contribuyó al éxito en los esfuerzos para presionar a los secuestradores. La cooperación ciudadana con las autoridades, se sabe, es definitiva para conseguir éxitos rotundos, liberar a secuestrados y castigar a los delincuentes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.