1998

1998

La tesis de que la verdadera crisis comenzó después del fallo en la Cámara, es cierta. Y como en toda crisis, para resolverla hay que analizar las consecuencias de las diferentes soluciones que se prolongan.

14 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Un instrumento muy útil en estas situaciones es la creación de posibles escenarios para cada una de las alternativas que están sobre la mesa.

Una de esas alternativas, por supuesto, es la que ha pregonado en las últimas semanas el presidente Samper: aquí me quedo (contra viento y marea) hasta el siete de agosto de 1998.

Si finalmente opta por ese camino, cuál sería un posible escenario para el país en 1998? Gobernabilidad El Presidente acabaría su Gobierno recostado en los militares (por su apoyo a las instituciones más que al Gobierno), en algunos sindicatos oficiales y en aquellos sectores del Congreso que todavía piensan reelegirse con el festín de puestos y presupuestos. Ah!: y en D Artagnan.

El margen de apoyo popular se habrá desvanecido por falta de resultados de su política social. Pero curiosamente el Presidente, muy al estilo de Alan García, seguirá llenando plazas públicas, acompañado de Carlos Alonso Lucio, con diatribas anti-imperialistas y peroratas contra los ricos.

El proceso 8.000 continuará y la atención de los medios en ese momento estará concentrada en los juicios por prevaricato a un número importante de representantes a la Cámara.

El Gobierno sería señalado en la campaña presidencial como el peor y el más corrupto de este siglo. El clientelismo se habrá encargado de acabar con las pocas instituciones oficiales que todavía funcionan. Lo único efectivo, será su aparato represivo que ya está dando muestras de buen manejo.

Relaciones Exteriores A nivel internacional Colombia estaría en la peor situación de su historia. No solo continuaríamos descertificados por los Estados Unidos (y el resto del mundo por los derechos humanos), sino que nos estarían aplicando todo tipo de sanciones.

No deja de ser preocupante que inclusive a nivel latinoamericano ya comienzan a vernos como oveja negra. En la última reunión del Grupo de Rio, el Canciller Pardo (al contrario de Cuba) no tuvo ningún éxito en su intento de buscar solidaridad frente al tema de la descertificación.

Los países con los cuales tenemos problemas limítrofes habrán avanzado en sus pretensiones de aprovechar el desprestigio internacional y la debilidad interna del Gobierno para pegarle un mordisco a la legitimidad de nuestra integridad territorial.

La presidencia de los noalineados pasó de ser una gran oportunidad a ser un motivo de vergenza. Se habrá consolidado la transición de país héroe ante el mundo, a país paria.

Economía Los efectos de la crisis, del populismo, y de la falta de norte en la política económica estarán haciendo estragos. Con el cumplimiento de solo un pequeño porcentaje de lo que ha prometido el Presidente en el último mes, el gasto público se habrá salido de madre.

Las tendencias favorables en las tasas de desempleo, de inflación y de crecimiento, que este año ya comenzaron a quebrarse, se habrán consolidado en dirección negativa.

La incertidumbre del sector productivo y de los inversionistas que hoy muestran todas las encuestas se traducirá en una de desaceleración económica preocupante.

En muy pocos de los indicadores sociales importantes se podrá mostrar resultados positivos. Si crece al mismo tiempo el binomio desempleo-inflación y la eficiencia del gasto social se sigue deteriorando, sencillamente no puede haber buenos resultados. Será una gran frustración para el pueblo colombiano.

Pese al deterioro, la economía no habrá perdido su solidez en lo fundamental. Las compañías petroleras mantendrán su interés en Colombia. Las bolsas (que suelen comportarse a contrapelo de las coyunturas) estarán en su mejor momento. Pero nuestra calificación de crédito en el exterior habrá bajado.

Orden Público Las guerrillas y los paramilitares se habrán fortalecido todavía más. No tendremos ministro de Defensa civil. La polarización del país se habrá agravado, sobre todo si hay consulta popular. La lucha contra el narcotráfico seguirá pero sin resultados. Y la sensación e inseguridad e indefensión de la ciudadanía estará en su nivel más alto.

Partidos Políticos El partido conservador estará reducido a su mínima expresión por falta de liderazgo. Y seguirá dividido.

Al partido liberal lo responsabilizarán de todo este caos. La ira de la opinión pública se lo cobrará en las elecciones. Perderá sus mayorías en el Congreso que ha mantenido por más de medio siglo.

Horacio Serpa será el candidato del Gobierno y tendrá a su disposición todo el aparato del Estado. Si logra evadir la cárcel, David Turbay se disputará la candidatura a la vicepresidencia con Heyne Mogollón. El candidato oficial del partido liberal no llegará a la segunda vuelta.

Al próximo Presidente le tocaría recuperar mucho más de cuatro años perdidos.

* * * Este es tan solo uno de los muchos escenarios posibles. Bastante apocalíptico, pero también realista. Hay otros mucho más optimistas. Lo importante es que se discutan todos para poder escoger el que más le conviene al país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.