UNA DIRECTORA DE ARMAS TOMAR...

UNA DIRECTORA DE ARMAS TOMAR...

Tutelas, sanciones, enfrentamientos con otros funcionarios, polémicas. Es el tinglado en el cual se mueve la joven y hermosa directora de Visecali, Claudia Marcela Franco.

18 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Actualmente sostiene un duro enfrentamiento con el presidente del Concejo, Ricardo Cobo. También son notorias sus discrepancias con el comandante de la Policía Metropolitana, coronel Argemiro Serna.

En este momento no existe una política presupuestal clara ni definida por parte de la administración municipal para manejar la seguridad de Cali, de allí que el Fondo de Vigilancia y Seguridad de Cali (Visecali) no se haya preocupado por ejercer sus funciones administrativas, es el dardo que lanza Cobo contra la funcionaria.

Para tratar de ocultar esta falencia y mostrar resultados continuó la directora de Visecali realiza acciones que no le corresponden como los operativos que tiene que coordinar la Policía o el Ejército, cuando ella debería estar liderando la recuperación presupuestal de la entidad y auditar los dineros que ha girado.

Y aquí es cuando Claudia Marcela Franco saca a relucir esa condición franca y frentera que le ha merecido el mote de pelietas y buscapleitos : El (Cobo) está bravo porque le moví una ficha política que no era de mi confianza .

Según Claudia Marcela Franco ella en ningún momento ha usurpado funciones que le corresponden a las autoridades de la ciudad, pues es consciente de su labor administrativa. Sin embargo dice asisto a todos los operativos porque tengo que coordinar la parte logística y saber cómo y para qué se están utilizando los dineros que Visecali gira, lo que deja ver a las claras la desinformación en las que anda el concejal Cobo .

Si no hay una política presupuestal es precisamente porque el Concejo de Cali le recortó a Visecali sus ingresos en un 55 por ciento, riposta más adelante la funcionaria, que se ha convertido en la más polémica de la administración de Mauricio Guzmán. Y explica que Visecali pasó de tener en 1994 una partida de 4.100 millones de pesos a 2.753 millones de pesos este año.

El concejal Cobo dice que no hay recursos y él fue el que intervino en la aprobación del presupuesto de la administración presente y en ese momento no dijo nada para que Visecali tuviera presupuesto, ni pidió la adición presupuestal sabiendo que la gasolina subió y la ciudad se creció.

Además dice Cobo hace dos semanas se pidió adición presupuestal para otras dependencias más no para Visecali, entidad que se está debilitando poco a poco y si lo que el Alcalde quiere es acabar esta dependencia para anexarla a Secretaría de Gobierno, que lo haga, pero ya, porque la seguridad de Cali no puede esperar más.

En cuanto a la usurpación de funciones, Claudia Marcela Franco dice que son apreciaciones políticas de Cobo, quien quiere un enfrentamiento público con ella de carácter político para hacerle persecución debido a que le quería remover a su cuota, Tomás Fajardo, de la dirección jurídica de Visecali para dársela a una abogada de la Alcaldía que es de su entera confianza, pero que sería un traslado horizontal donde nadie salía perjudicado.

Claudia Marcela dice que Cobo habla de que Visecali le debe plata a las estaciones de gasolina y que hay deudas millonarias, pero al otro día el concejal tiene que decir que no sabe si es la Policía o la administración la que tiene las deudas, y no se puede hablar sin bases y sin pruebas , según la funcionaria.

Y luego se defiende de los dardos que le tiran desde los cuarteles de la Policía Metropolitana sobre presunta usurpación de funciones: No estoy facultada para hacer retenes, pero sí le solicitamos a los organismos de seguridad del municipio que saquen su gente a Aguablanca y yo como Directora los acompaño y les pongo a disposición las camionetas, el refrigerio y lo que pidan. A veces hay que actuar porque veo gente armada y con la operación desarme sugerí que hiciéramos un operativo y se decomisaron 350 armas en un solo día. Eso es colaborar, no entorpecer .

Las cosas subieron de tono cuando el Comandante de la Policía Metropolitana de Cali, Coronel Argemiro Serna Arias, le dijo a varios medios de comunicación que la Directora de Visecali tenía que preocuparse por la parte administrativa porque los operativos eran de ellos que son los de inteligencia.

Y se mostró disgustado porque cuando en Cali aparecen los muertos se le echa la culpa a la Policía, pero cuando los operativos son exitosos se le atribuyen a Visecali. No podemos seguir haciendo ese jueguito , dijo Serna.

Sin embargo, el coronel Serna, minutos antes de entrar a la primera reunión de Junta Directiva convocada por Visecali, dijo no tener nada personal contra la Directora de Visecali, que no sentía que ella le estaba usurpando funciones, que eran malos entendidos y que si algo tenía que reprocharle, lo haría públicamente.

La dama de hierro Desde niña ha sido de un carácter fuerte, nunca se ha dejado fregar la vida de nadie. Sus hermanas le huían a sus rabietas y sus compañeras de estudio, tanto en el Colegio Nuestra Señora de la Gracia como en el Miguel Camacho Perea, preferían tenerla de amiga y no de enemiga.

Hoy a sus 30 años y con una carrera de abogada encima, Claudia Marcela Franco no ha cambiado mucho, pues sus compañeros de la Universidad Libre la recuerdan como una negra peliona . Ha sido buena estudiante aunque nunca ha sido becada.

Desde que llegó a la administración pública se ha ganado muchos enemigos, pues siempre ha tenido cargos donde se mueven intereses económicos o personales.

Empezó como asistente del director jurídico de la Asamblea del Valle, luego fue auditora de la Contraloría Departamental, después jefe de la división de Coordinación y Control de la Secretaría de Hacienda Departamental. Pasó después a la jefatura jurídica de la Secretaría de Gobierno municipal, luego directora de Control Físico y ahora es la directora de Visecali.

Ya se le perdió la cuenta de la cantidad de amenazas de muerte que ha recibido. Dice que ha rechazado cualquier cantidad de intentonas de soborno, que sumadas superarían los 2.000 millones de pesos. Ostenta el nada preciado galardón de ser la reina de la tutela, pues le han instaurado 1.700 y no ha perdido ninguna.

Su mala fama de fuerte, temperamental y pelietas la adquirió en Control Físico cuando despidió a 158 personas, unas por deshonestas y otras por ineptas. En Visecali no ha despedido a ninguna pero más de uno está prevenido.

Para muchos ha sido la funcionaria más odiosa de las dos últimas administraciones. Y como ella misma lo dice: me le he atravesado a mucha gente en el camino y me seguiré atravesando mientras vea que las cosas no funcionan, pues lo que nadie sabe es que yo no soy odiosa sino de carácter.

Si eso es lo que les enverraca, que me odien .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.