POR NO PRECAVER:

18 de abril 1995 , 12:00 a. m.

A causa de los malos temporales que llegaron con la Semana Santa muchos de los que cumplieron sus labores de coordinación y vigilancia en Visecali pensaron que era muy cierto aquello de abril lluvias mil y por eso llevaron de todo para protegerse de la lluvia más no del sol. El más damnificado fue el asistente administrativo, Oscar Orejuela, quien debió exponerse al sol mañana y tarde sin ninguna protección, por lo que fue necesario hidratarlo y darle suero por aquello de la insolación. Pero lo que lo tiene más preocupado es que se quemó tanto que tiene la cara y el cuerpo con un carate que su dermatólogo ya le dijo que yéndole bien se quedaba así y en el peor de los casos la despigmentación le seguiría avanzando. De allí que lo tengan yendo a rezar a la iglesia Santa María del Camino todas las noches. Eso le pasa por tener piel de armiño.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.