Sociedad de Ingenieros crea frente para proteger bosques

Sociedad de Ingenieros crea frente para proteger bosques

Por cuenta del invierno, la carretera Sogamoso-Aguazul (Casanare) ha registrado 21 emergencias entre el 2005 y el 2008. En ese mismo lapso, la vía entre Dos y Medio y Otanche (Boyacá) ha reportado 13 emergencias, una más que los tramos Chigorodó-Dabeiba (Antioquia), Manizales-Fresno (Caldas) y Honda-Villeta.

18 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Esas son las vías más afectadas por los deslizamientos de tierra y el desbordamiento de ríos, que tienen una causa común: la destrucción de los bosques naturales para abrirles campo a terrenos cultivados de manera inapropiada.

Por eso, la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI) decidió coordinar la campaña ‘Protejamos el bosque’, encaminada a evitar la devastación forestal, principalmente en las zonas aledañas a los corredores viales.

El gremio está firmando acuerdos con autoridades nacionales, departamentales y municipales con el fin de hacer estudios que permitan identificar puntos propensos a los derrumbes provocados por el uso inadecuado de los suelos.

Otro de los objetivos es determinar cómo minimizar el riesgo en los proyectos próximos a ejecutarse.

Coordinación es clave “Queremos hacer un frente común contra la devastación de los bosques, que genera un grave impacto en las fuentes de agua, y creemos que la coordinación interinstitucional es nuestra principal arma”, afirma el presidente de la Sociedad, Héctor Parra.

En ese sentido, el dirigente gremial hace referencia a informes del Banco Mundial según los cuales la falta de coordinación entre instituciones ha impedido soluciones sostenibles a la degradación de los suelos y la deforestación. De acuerdo con el organismo multilateral, las pérdidas originadas por el taponamiento de las vías se aproximan a los 1,5 billones de pesos anuales.

A la iniciativa ya se han vinculado varias instituciones. Las últimas son la Gobernación de Cundinamarca, la Alcaldía de Bogotá, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de la capital y la Corporación Autónoma Regional (CAR), que ayer firmaron un acuerdo con la SCI. Lo propio se hizo en Popayán, Armenia, Bucaramanga e Ibagué.

“Dentro del marco de estos acuerdos, nuestra propuesta es meterles ingeniería a los trazados viales, de tal manera que se identifiquen las laderas vulnerables y se establezca si se debe evitar su cambio de uso o es necesario que el Estado compre la tierra para tener unos corredores más amplios”, afirma Parra.

Otra de las estrategias de la campaña es una cartilla creada con el propósito de trabajar el tema de la deforestación y la protección de los bosques en los colegios.

Ya hay zonas consideradas por los ingenieros como intocables –si se quieren evitar hechos lamentables–. Una de ellas es La Línea, entre Tolima y Quindío.

Cerca del portal tolimense del túnel piloto terminado recientemente se registran deslaves por el retiro del bosque nativo. Al respecto, la Sociedad de Ingenieros y la Universidad del Tolima avanzan en un análisis para caracterizar las laderas vulnerables.

Otro proyecto, propuesto por el Invías y Corporinoquia, contempla el estudio del sitio Corinto, en jurisdicción de Aquitania y Pajarito (Boyacá), que hace parte de la carretera Sogamoso-Pajarito.

Una de las causas más frecuentes de los derrumbes que taponan las vías es la destrucción de bosques para reemplazarlos por cultivos

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.