SE PUDO LLEGAR MÁS LEJOS...

SE PUDO LLEGAR MÁS LEJOS...

Después del partido que perdió Colombia 1-0 frente a Finlandia, y que definitivamente lo dejó por fuera de los cuartos de final, se le notó cabizbajo y un poco malhumorado. No se le había pasado por la mente que Dinamarca los venciera 1-0, y guardaba la esperanza de que ante los finlandeses las cosas fueran diferentes. Pero no fue así.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Quizás por eso Sergio Restrepo, el director técnico de la Selección Colombia masculina de rugby Subacuático, estrelló sus brazos contra el aire luego del pitazo final.

Una cosa sí quedó muy clara ahora que ha finalizado este Mundial: Colombia en masculino incrementó su nivel, ya infunde respeto a sus oponentes y sorprendió a los jugadores europeos con su férreo esquema defensivo. Pero le faltó el centavito para el peso, aquella pizca de suerte que hace a los equipos ganadores.

Ya lo decía Peter Skilsson, el técnico de Suecia, el campeón del mundo: Colombia tiene muy buena defensa, muy buen esquema sobre su arco, pero cuando se trata de atacar se desordena, y como que no saben qué hacer con la pelota. Parece que el esquema que tienen no funcionara muy bien en cuanto a ataque .

Y los resultados son prueba contundente: al único equipo que Colombia le pudo meter gol fue a Perú (46), y eso por las grandes ventajas que ofrecía el equipo inca. Con los otros fue imposible. Tal vez excesivo respeto por irse al ataque y luego no poder responder a un posible contragolpe. De ahí el séptimo puesto.

Pero, de la misma forma las diferencias se acortan: Hace cuatro años en el Mundial de Dinamarca, cualquiera de estos equipos nos podía golear 10 o 12 a cero. Ahora ya ve que no nos metieron más de dos goles por partido, y por allí se puede medir el progreso , dice Belisario Concha, presidente de la Federación Colombiana de Actividades Subacuáticas .

Detrás de los grandes avances hay una labor secreta de los clubes universitarios (U. de Antioquia y Univalle, Barracudas y Escuba), que son los que empujan todo este proceso, así como los clubes privados de Bogotá, como el Pulpos, base de Colombia femenina, que no tiene ni siquiera piscina reglamentaria en dónde entrenar.

En un punto coincidieron casi todos los especialistas: a Colombia le falta fogueo.

Ellos (los europeos) están jugando constantemente contra ellos mismos, entonces el nivel está todos los días superándose. En cambio nosotros estamos aislados totalmente, porque por estos lados, hace tres meses, éramos los únicos que practicábamos este deporte. Sólo nos queda foguearnos entre nosotros mismos, entre nuestros clubes, y así es complicado , dice Fernando Giraldo, uno de los jugadores nacionales.

La Copa Europa es prácticamente una Copa Mundo, porque los que juegan rugby son casi que exclusivamente los nórdicos, y nosotros. El enfrentamiento es constante, de ahí que a Colombia le falte un poco , reconoce Hernán Borda, otro de los colombianos.

Las chicas colombianas se constituyeron en grata sorpresa, pues a pesar del poco tiempo que llevan practicando el deporte competitivamente, los resultados fueron más que satisfactorios. El quinto lugar habla bien de su actuación.

El desasosiego de Restrepo era comprensible. Tenía equipo y ganas para llegar más lejos. Sin embargo, en el rugby, como en otros deportes, primero hay que hacer historia, perder y ganar, para después poder celebrar. Ese es el camino del mérito.

El grito de victoria de los suecos Sverige, Sverige, frishet humr de r der som susen gr! , el grito de victoria de los hombres suecos atragantado en medio de un enorme sorbo de champagna, y el puño enarbolado en señal de triunfo, fueron quizás las imágenes más significativas en el epílogo de este V Mundial de Rugby Subacuático que ganaron ellos en masculino, y las noruegas, en femenino.

Una final que a través de los partidos se hacía lógica, en cuanto a las damas, pero no tanto, en cuanto a los hombres, que en el acumulado total antes de llegar a la final no mostraban el mejor palmarés. Pero nunca dejaron de ser favoritos.

En el último partido femenino se enfrentaban las máximas favoritas, Noruega y Suecia. Las primeras llevaban ventaja de dos puntos, y les bastaba tan sólo el empate para ser las campeonas. Así fue: un 0-0 que dejó contentos a todos los asistentes y a las mismas suecas, pues las noruegas demostraron ser, sin lugar a dudas, el mejor equipo.

En cuanto a los hombres, las cosas estaban más parejas. En las semifinales, Noruega cayó 4-3 frente a Suecia en un intenso partido, mientras que Alemania cayó ante Dinamarca 2-1.

En el partido por el tercer y cuarto puesto, Noruega venció 2-1 a Alemania, mientras en la final Suecia derrotó a Dinamarca 1-0. Fue un interesante encuentro en donde el sistema ofensivo de los dos equipos, la fuerza y la agilidad y coordinación en los relevos lo ubicaron como uno de los de mejore nivel técnico.

El título quedó en las manos de los mismos de siempre, sin embargo para el futuro hay que tener en cuenta la grata revelación de los dos equipos colombianos, la novatada de Perú y el éxito de la organización, que salvó algunos detalles (como el de las telecomunicaciones y dotación de la oficina de prensa), cumplió a cabalidad su cometido.

El próximo Mundial se disputará en Suecia en 1999.

Al final quedará deambulando en el recuerdo de los que asistieron a las piscinas panamericanas el grito de victoria sueca: Suecia, Suecia, con fuerza, con ánimo, a ganar...! .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.