DEMANDAS ENTRE PROVEEDORES

DEMANDAS ENTRE PROVEEDORES

La política tiene mucho que ver en el mundo de la informática y en la búsqueda de las posiciones de poder y de participación del mercado que enfrenta a los grandes proveedores de hardware y software.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Demanda que va, demanda que viene, queja que se presenta, queja que se refuta, son los asuntos que se ventilan en los estrados judiciales de los Estados Unidos y que usan los fabricantes de alta tecnología para proteger sus desarrollos, en especial aquellos que les otorgan una ventaja importante sobre sus competidores. De haberse resuelto en algunas ocasiones a favor de los demandantes, habría sido muy posible que la historia del software hubiera sido diferente.

Empecemos. El primer caso que brilló con luz propia fue el de la demanda que presentó Apple Corporation contra Hewlett Packard y Microsoft, con el argumento de que estos dos se habían copiado del look and feel, que trataré de traducir como aspecto y sentido, que se encuentran presentes en sus sistemas operacionales. Para ilustrar esto es importante anotar que en todos los programas de Apple usan la tecnología de menús pulldown, los iconos y una interfaz de desk top que, gracias al Windows de Microsoft, se ha difundido y popularizado en todos los computadores. La sentencia fue adversa a Apple y en favor de los usuarios de la informática, digo yo, porque imagínense ustedes que si hubiera ganado, se habría sentado el precedente de que el look and feel, que es un concepto un poco intangible y subjetivo, estaría sujeto a los derechos de propiedad intelectual. También hay que entender que, haciendo composición de tiempo y lugar, en ese entonces Apple era una compañía totalmente cerrada y muy celosa de su tecnología.

Ahora Apple demanda nuevamente a Microsoft, alegando que este usó en unos de sus programas partes de un código objeto propiedad del primero y solicitó una sentencia que obligaría a Microsoft a remover de los puntos de venta todos sus productos que hubieran sido desarrollados con Microsoft Video for Windows versión 1.d. Esto generó una contrademanda, iniciada en la misma corte, de Microsoft contra Apple, en que alegaba que ésta había lanzado una campaña para enlodar su nombre.

Lotus Development, que había demandado con resultados positivos a Borland por el plagio de elementos de la planilla electrónica Lotus 1-2-3 en su planilla Quattro Pro y que perdió la apelación, presentó una contra-apelación en la que insistía en el plagio de esos elementos de programa por Borland.

La última es que Compaq demandó a Packard Bell por emplear componentes usados en sus computadores nuevos, alegando que algunas partes de los equipos que Packard Bell reemplazaba en cumplimiento de la garantía ofrecida con la compra, los deshuesaba y rehusaba algunas de las partes en la fabricación de nuevos equipos. Falta por ver en qué termina esta, que podría tener consecuencias de mucha gravedad para el demandado.

* * * Apartándome del tema anterior, quiero mencionar lo que pasó en Méjico, país que recientemente aceleró la desregulación de sus comunicaciones y se retractó de cobrar sumas exorbitantes por la licencia ya no va a cobrar nada, con los mismos argumentos que he venido expresando desde esta columna y a los cuales el Ministerio de Comunicaciones presta oídos sordos. Hasta cuándo, Dios mío? fue mi reflexión al respecto en esta Semana Mayor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.