SELLARÍAN LAS 53 CANTERAS

SELLARÍAN LAS 53 CANTERAS

Las 53 canteras de los cerros nororientales de la localidad de Usaquén podrían ser selladas por la alcaldesa local, Beatriz Elena León, como medida preventiva para evitar más accidentes como el registrado el pasado Jueves Santo. En el hecho murieron cuatro personas del barrio Soratama por un derrumbe de la cantera de Servitá.

18 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Esta decisión será tomada luego de escuchar el concepto de la Secretaría de Obras y de otras entidades. Por lo pronto la alcaldesa anunció que se verificará que en esta zona no se realicen labores de explotación sino únicamente de recuperación.

Sin embargo, el secretario de Obras Públicas, Adolfo Viana, advirtió que ninguna de las canteras nororientales tiene licencia de recuperación y que su explotación está prohibida hace varios años.

La alcaldesa dio a conocer su propuesta después de que se realizara una reunión en la que la comunidad y las autoridades estuvieron debatiendo qué solución se daría a las familias que viven en estas zonas de alto riesgo.

La comunidad del sector pide que la cantera de Servitá sea sellada definitivamente, que se haga una investigación para que los dueños y contratistas de la misma respondan por la tragedia y finalmente dijeron que necesitaban una solución definitiva y no un traslado temporal a otra zona.

Con respecto al caso específico de lo que ocurrió con Servitá, la Secretaría de Obras había dado desde el pasado 22 de marzo una orden a la Alcaldía de Usaquén para sellarla.

En una comunicación dirigida a la Alcaldía de Usaquén, la entidad señaló que Servitá Asociados no estaba haciendo ningún trabajo de recuperación geomorfológica y que en lugar de esto había abierto nuevos frentes de explotación. A pesar de que la alcaldesa había dado la orden de sellamiento, los trabajos se siguieron realizando.

Sin embargo, el derrumbe del pasado Jueves Santo no es el primer problema que tiene Servitá Asociados. El pasado 28 de febrero, la carrera 7a. con calle 166 se inundó debido al desbordamiento de agua y lodo de esta zona y al día siguiente los barrios aledaños tuvieron problemas por el lodo que se entró a las casas.

Por su parte, el director de la Oficina de Prevención de Emergencias, Bernardo Grau, dijo que para darle una solución al problema, lo más urgente es que sea la comunidad la que diseñe un proyecto para esta zona.

Un censo realizado por la Alcaldía de Usaquén en la cantera de Servitá señaló que hay ochenta personas en situación de riesgo.

Por su parte, la concejal Aída Avella que estuvo presente en la reunión, dijo que el sábado visitará las canteras acompañada de representantes de todas las autoridades relacionadas con la regulación de su explotación para determinar si deben ser selladas en forma definitiva.

Como una solución provisional para las familias de la zona de riesgo, la Alcaldía dijo que la Casa Vecinal de Soratama está abierta para albergar a los damnificados en caso de producirse una emergencia y fueron asignados mercados y estufas para los miembros de la familia Vásquez que quedaron sin hogar el pasado Jueves Santo.

La Junta Administradora Local de Usaquén designó un presupuesto de cien millones de pesos para realizar estudios técnicos en la zona.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.