Operativo recocha en El Campín

Operativo recocha en El Campín

“¡Legalización!”, cantaban extasiados los 487 auxiliares bachilleres de la Policía que le midieron anoche la resistencia a la gramilla del Estadio El Campín de Bogotá.

17 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Apiñados en un pequeño sector del lado oriental del césped, bailaban, brincaban, se lanzaban al aire unos a otros y se quitaban y se volvían a poner las camisetas.

Todo, sin importarles que un sargento los estuviera mirando con una cara muy seria desde la tarima, donde un DJ ponía la música para simular un concierto.

Ninguno de los muchos vigilantes de que el espectáculo fuera lo más realista posible censuró el detalle de la petición de legalización de los narcóticos –según la letra de la canción del grupo español Ska-p–, ni siquiera su jefe, el coronel Héctor Alfonso Cruz, comandante del Área de Bachilleres de la Policía Metropolitana de Bogotá.

“Se les abrió un espacio para que se divirtieran, y esto lo entendemos como una de las campañas preventivas en las que participamos”, dijo Cruz.

Los jóvenes fueron los protagonistas de una serie de pruebas para determinar, por métodos científicos, si un plástico –conocido como Terraplast Cover Master y cuyo nombre técnico es polipropileno reciclable de alto impacto– es suficiente para proteger a la gramilla de los rigores propios de un evento masivo.

Hoy, a las 9:30 a.m., según explicaron funcionarios de la Contraloría Distrital presentes en el lugar, se extraerán las muestras de suelo de los 96 metros cuadrados que se emplearon para el concierto simulado. Se analizarán durante al menos dos semanas.

No se conoce todavía la fecha de entrega de los resultados, pero se espera que salgan a tiempo para que el Distrito decida si permite o no la realización de un concierto de Juanes, programado para el 12 de diciembre, según el sitio oficial del cantante colombiano.

A las 7 comenzó la acción Los auxiliares llegaron a las 2 de la tarde de ayer al escenario deportivo y se quedaron hasta las 10 de la noche. Durante las primeras cinco horas, solo los pusieron a esperar, “porque lo normal es que la gente pase una jornada entera antes de que se inicien los conciertos”, explicó el director del Instituto Distrital para la Recreación y el Deporte, José Tapias, quien lideró las pruebas a la gramilla.

A las 7 de la noche, por fin se subió una recreacionista –Angélica Cortés, de 23 años– a prender la fiesta. Quince minutos más tarde, y hasta las 10 de la noche, el DJ hizo las veces de Juanes.

Ricardo Leyva, un empresario de conciertos que en mayo pasado había prometido no volver a hacerlos en Bogotá, fue uno de los asistentes más interesados en el simulacro. “Ya es un avance que hoy se esté haciendo la prueba”, dijo.

Al margen de los resultados, los jóvenes se gozaron la jornada. “Me siento muy raro –señaló Manuel Plata, de 18 años–. No creo que un servicio militar se preste así”.

96 metros cuadrados de una capa de plástico de unos cinco centímetros de grosor se emplearon en las pruebas para cubrir la gramilla del estadio

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.