A VALERIANO NUNCA LO OLVIDARÁN

A VALERIANO NUNCA LO OLVIDARÁN

El fútbol del mundo está de luto. Uno de sus más queridos hijos falleció en Callao, Perú. Su nombre, Valeriano López, se encuentra vinculado a la historia del Deportivo Cali de los primeros años del rentado en Colombia.

18 de abril 1995 , 12:00 a.m.

López, conocido como el Cabeceador del siglo o Tanque de Casma , debido a su gran fortaleza física, nació en 1926 en Casma, una pequeña población ubicada a unos 320 kilómetros al norte de Lima, donde pasó su infancia humilde pero feliz junto a su padre fabricante de adobes, su madre vendedora y sus ocho hermanos.

En 1945 debutó en el fútbol al reforzar al club Deportivo El Gráfico de Huacho tras un acuerdo con su equipo, el Firestone.

A partir de ese instante, su nombre empezó a ganar prestigio. Un año más tarde se incorporó al equipo peruano Sport Boys de El Callao hasta llegar a ser contratado por el onceno verdiblanco.

López estuvo en el marcador desde el día de su debut, el 13 de agosto hasta el 6 de noviembre de 1949 en que logró 23 goles en 12 partidos.

Aquella cifra le sirvió para que se le llamara por parte de los seguidores del Cali como el hombre de la infalibilidad.

El éxito siempre acompañó a este jugador de grandes condiciones para golpear el balón con la cabeza y de manejarlo. Sin embargo, la mala administración del dinero que ganó lo llevó a la ruina económica y murió en un estado de pobreza mayor al que había conocido en su infancia.

Entre las muchas anécdotas que se afirman de Valeriano López durante su época de esplendor y riqueza hay una según la cual el goleador se daba el lujo de usar dólares estadounidenses de alta denominación como papel para cigarrillos .

También, en Cali, se recuerdan apuntes reflexivos en que estuvo involucrado el peruano, quien llegó una noche de domingo a la cantina de la 21, ubicada en el barrio San Nicolás, pidió una docena de cervezas y cada vez que pasaba una copera por su lado, le agarraba las nalgas inmensas embutidas en faldas apretadas, dejando escapar, a la vez, una carcajada.

No recuerdo la fecha exacta, pero sí lo que sucedió un día con él , dice Daniel Vargas, abuelo de 75 años, seguidor del onceno verdiblanco y residente en el barrio Benjamín Herrera. Apareció de improviso. Vio a Nubia y la llamó. Ella se acercó y él, sin inmutarse, le agarró los senos. La muchacha le metió una patada causándole una lesión en uno de sus tobillos. Eso salió publicado en el diario Correo del Cauca de la época .

Valeriano nunca se ocultó en sus noches de bohemia. Recientemente estuvo en Cali recorriendo sus calles. Ya no es como antes. Todos los lugares en donde viví momentos felices han desaparecido. Esa época fue fabulosa , dijo.

Valeriano López, uno de los mejores jugadores peruanos que han vestido la camiseta del Deportivo Cali e integrante del rodillo negro , descansa en paz. Sus ejecutorias dentro y fuera de la cancha nunca serán olvidadas porque lo único que me llevaré a la tumba será lo que viví. El dinero nunca fue importante para mí , expresó al saludar a antiguos compañeros, entre ellos el finado Oscar Severiano Ramos, quien falleció a los pocos meses luego de recordar viejas andanzas por el Grill Costeñita que quedaba en la carrera octava con calle 26 y 27.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.