UN EJEMPLO DE VITALIDAD

UN EJEMPLO DE VITALIDAD

Ha concluido otra Semana Santa, la conmemoración suprema del catolicismo. Y otra vez, a pesar de su edad, 75 años, que los cumplirá el próximo 18 de mayo, el máximo jerarca de la Iglesia, Juan Pablo II, sigue dando muestras de una vitalidad asombrosa, casi sobrehumana. Karol Wojtyla, con 17 años como Jefe de la Cristiandad, continúa indeclinable no sólo como el Papa peregrino por excelencia sino presidiendo los actos solemnes y llegando al corazón de todos y cada uno de los católicos.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Seguramente su fémur aún no suelda bien. Y a lo mejor, ya no vaya a soldar totalmente, después de que en una reciente caída se le fracturó, pero ahí estuvo con su grey para comenzar la primera estación del Vía Crucis, y llevó la cruz y volvió a hacerlo en la última. Y allá desde la Basílica de San Pedro lo escucharon y observaron, predicando la palabra de Dios, a diario, hasta ayer domingo, cuando salió a oficiar la Misa de Resurrección, con su oratoria maravillosa, al enviar mensajes claros y perennes a la humanidad. Y luego con su saludo, en varios idiomas, a todos los pueblos del mundo. En perfecto castellano exclamó: Felices Pascuas, en la alegría de Cristo Resucitado. Dios guarde al Papa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.