RECIBIR MUCHO MÁS DE LO MISMO

RECIBIR MUCHO MÁS DE LO MISMO

El mundo es manejado por necesidades. En una comunidad global donde más de un billón de personas vive en condiciones infrahumanas, es claro que muchas necesidades no son satisfechas. Alimentación, salud, vivienda, educación, paz y un desarrollo sostenible son aspiraciones criticas para todos los habitantes del planeta.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Han existido muchos análisis referentes a lo que sería una posible extinción de los recursos mundiales. El reporte mundial State of The World Report (Reporte sobre estado del mundo) que fue publicado hace apenas unas semanas por el Worldwatch Institute, describe nuevamente la crisis que se está viviendo. Mientras continuamos el monitoreo de la salud de la tierra, existe simultáneamente un aumento en la presión cada día mayor para encontrar soluciones y actuar en favor de la humanidad. Definitivamente las crisis parecen convertirse en crisis agudas y las emergencias se han convertido en emergencias críticas.

Por otro lado tenemos acceso a una cantidad limitada de recursos para responder a nuestras necesidades básicas e igualmente cada año otros 90 millones de bocas se adicionan a la suma de un billón de hambrientos en este planeta. El mensaje es claro, tenemos que aumentar dramáticamente la productividad de nuestros recurso naturales.

Después de dos décadas de una búsqueda para lograr la productividad en el trabajo, aumentando el output (producción) por empleado y después de una década de aumentos en el retorno de los intereses de capital, el tiempo ha llegado a engranarse en una cruzada de productividad por los productos naturales.

Las empresas del futuro no son las chimeneas humeantes donde hay un alto nivel de productividad con un bajo número de empleados. El tiempo en donde usted tenía un nivel de vida alto con un buen nivel en la calidad de vida se ha acabado. Los trabajos del futuro están localizados en industrias que tienen una utilización baja de materiales y una gran intensidad de trabajos y donde no hay desperdicios. Esto requiere que replanteemos una serie de hipótesis. Una es la revolución verde.

Muchos hablan de esta revolución como si esta ya estuviera detrás de nosotros y es imposible repetirla. Esto puede ser cierto cuando analizamos la parte de la producción dentro de la ecuación. Nadie espera que haya un aumento en la producción del agro en dos décadas. Pero un estudio enfocado a estudiar el potencial para aumentar sustancialmente la productividad en el proceso y uso de los recursos naturales inmediatamente indica que hay numerosas oportunidades aún no aplicadas.

Niveles altos de ineficiencia en el consumo de los recursos naturales se encuentran presentes en nuestros patrones de fabricación, distribución y consumo. El tiempo vendrá a recordarnos esto.

En los últimos 15 años, los mercados de fabricación han evidenciado un descenso continuo en el costo de las materias primas. Pero no ha pasado. Desde la mitad de 1994, casi todos los recursos se han caracterizado por una fuerte alza en los precios. Pasando por el café, el zinc, sobre el cobre, la bauxita, pulpa y papel, la tendencia es siempre al alza. La demanda de nuevos consumidores como las regiones altas de China están aumentando la presión. La percepción de que la tierra si tiene recursos limitados después de todo ha determinado las expectativas y ha forzado el alza en los precios.

Esto implica que la industria se verá forzada a introducir sistemas que garanticen niveles altos de productividad de las materias primas en donde nada se desperdicie. La industria ha llegado a sus límites en mejoras dramáticas de la labor productiva y la explotación del retorno de capital ya también ha llegado a un nivel alto. Es difícil imaginar un salto cuántico en estos dos factores de entrada.

La única manera para continuar el corte de costos y el único factor de imput donde todavía hay mucho campo es el de la utilización de los materiales. El intento hacia niveles altos de eficiencia en uso y consumo de los recursos naturales por industria no es una materia de eficiencia en uso y consumo de los recursos naturales por industria no es una materia solo para el medio ambiente, los negocios tendrán que aplicar esta estrategia para lograr sobrevivir.

Esta es la base para el concepto detrás de iniciativa para la investigación de cero emisiones, (Zeri, por sus siglas en ingles) que lanzó la ONU el año pasado. El objetivo de esta investigación se dirige a necesidades básicas de la sociedad por medio de la eliminación de todas las formas de desperdicio. Como todos sabemos, la naturaleza no conoce el término desperdicio. Todos los desperdicios de alguien son lo equivalente a comida para alguien ,más en el sistema.

Hay muchos puentes que construir sobre dogmas sagrados. Pero si no hay nuevas formas de pensar incluyendo a todos los jugadores, la pregunta será si habrá un mercado o solamente crisis. La otra pregunta es si la industria será el motor de empuje hacia el progreso. Si los nuevos conceptos son asegurados, entonces seremos testigos de la siguiente revolución verde sin paralelo en la historia, ofreciéndole a la humanidad la oportunidad de saltar hacia el próximo siglo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.