CONCEJO RECOMIENDA CIERRE DEL MATADERO DE PALMIRA

CONCEJO RECOMIENDA CIERRE DEL MATADERO DE PALMIRA

La discusión en torno a la desaparición del matadero de Palmira no ha parado. Y no obstante de que en el último debate en Semana Santa el Concejo local facultó al alcalde Guillermo José Cabal Vélez y a la junta directiva de las Empresas Públicas Municipales (Empalmira) para ordenar el cierre del matadero en un término de 60 días, hay quienes insisten en la continuación de la entidad.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En un informe elaborado por una comisión del Cabildo, y que fue presentado en la sesión del miércoles, se demostró que el matadero se ha convertido en un verdadero desangre administrativo y financiero para el Municipio. De darse el cierre, los 36 obreros que aún laboran allí serán trasladados a otros cargos en Empalmira.

El debate del proyecto, que se realizó desde las 8:30 a.m., vivió momentos candentes por parte de los 12 concejales participantes Palmira tiene 17 nombrados y de las barras en momentos que se hacía inminente la aprobación del cierre del matadero.

La comisión encargada del proyecto, integrada por Henry Caicedo, Eduardo Alfonso Correa y Oswaldo Díaz, con la ponencia de Edgar Gustavo Arias realizó los estudios que recomendaron la inconveniencia de continuar con el manejo del matadero por parte del Municipio.

Las pérdidas mensuales de la entidad ascienden a 90 millones de pesos, lo cual incrementa el déficit de Empresas Públicas. Una de las anomalías encontradas fue la presentada con quienes se iban a pensionar en Empalmira y eran trasladados al matadero con diferencias salariales abismales. Sus salarios pasaban de 110 mil a 700 mil pesos.

Así mismo, la comisión del Concejo estableció una notoria disminución en el sacrificio de reses ante el desinterés de los ganaderos. Mensualmente se sacrifican 400 reses y según expertos, el punto de equilibrio para garantizar un adecuado funcionamiento es de 1.600 reses.

Y como si esto fuera poco, en una encuesta realizada con los ganaderos, estos denunciaron el robo de carne en las instalaciones del lugar, se quejaron de la inexistencia de transporte para la mercancía, de básculas y de las pocas condiciones de higiene.

Pero los argumentos de los concejales que analizaron la situación no fueron del todo convincentes entre sus colegas. Luis Eduardo Mendoza, quien junto con otros tres concejales cuestionaron las recomendaciones del cierre, dijo que es necesario realizar un estudio de mayor profundidad en lo administrativo, financiero y político pues, dijo, aún no existen los suficientes elementos de juicio para un eventual cierre del matadero.

Explicó Mendoza que Palmira puede servir de sucursal del matadero de Cavasa dándole participación activa en la creación del matadero como una empresa de economía mixta a los ganaderos, abastecedores y demás sectores de la ciudad.

El concejal cuestionó el procedimiento de las mencionadas encuestas y dijo que había dejado constancia en la plenaria que los anexos de la comisión no habían sido entregados dificultando conocer mayores detalles de la verdadera situación del matadero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.