ALERTA EN EE.UU. POR FILOCIDIOS

ALERTA EN EE.UU. POR FILOCIDIOS

En una cama del hospital Memorial de Hollywood, Florida, la pequeña Jessica Garret, de diez años, se debate entre la vida y la muerte. El mes pasado, antes de ir a la escuela, su madre perdió el control y le disparó en el pecho quitándose posteriormente la vida.

17 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Este es el más reciente caso de madres que atentan contra sus hijos, hecho que en psiquiatría se conoce como filocidio y que el común de la gente cataloga como una aberración que está en el ambiente de la sociedad estadounidense. Las cifras hablan por sí solas: al año cerca de tres millones de niños son víctimas de abusos; mil trescientos de ellos han muerto en medio del sueño de su infancia sin saber si estaban bajo el cuidado de sus padres o sus verdugos.

Complot del silencio El tema de la muerte y abuso en menores de edad no es una novedad. En 1964 fue reportado el primer caso, pero en esa época los excesos cometidos no iban en contra de la ley. Seis años más tarde, el acoso sexual, el maltrato físico, la explotación y la pornografía fueron reconocidos como abuso a menores. No obstante, con el paso del tiempo, las experiencias fueron más repetitivas hasta volverse el punto de interés de los principales noticieros de radio y televisión.

Dentro de los casos más sorprendentes que estremecieron a la gente en el sur de la Florida, está el de Lázaro Cardona, que murió después de que su madre y su amante, otra mujer, golpeaban su cabeza con un bate. Otro de los asesinatos fue el del niño Bradley Mc Gee, de dos años, víctima de su padrastro que golpeó su cabeza contra la taza del baño hasta causarle la muerte.

Pero quizá dos de los hechos más conocidos recientemente fueron los de Pauline Zile y Susan Smith, dos madres que asesinaron a sus hijos pero los reportaron como perdidos y pidieron ante las cámaras de televisión que les fueran devueltos.

Según el Comité Nacional de Prevención más de tres menores mueren cada día como resultado del abandono o el maltrato. Dentro de estas cifras se estima que 102 de los niños en el Estado de la Florida son víctimas del abandono y en el 70 por ciento de los casos los niños asesinados tienen menos de 2 años.

Algunos expertos como el doctor Jorge Enrique Liévano, psicoanalista de adultos y adolescentes, afirman que más del 90 por ciento de las personas que abusan de sus hijos han sido abusadas en el pasado. Liévano indica que tanto los padres como los hijos víctimas del maltrato tienen una relación muy intensa, en la que se cubren uno al otro, lo que hace el problema difícil de identificar, convirtiendo el problema en un complot de silencio.

Autopsia psicológica Las muertes de menores y el maltrato infantil reflejan cifras escalofriantes.

Entre los archivos de abuso infantil se encuentra que el 27 por ciento de los casos es por maltrato psicológico; el 17 por ciento obedece al abuso sexual; el 45 por ciento refleja el abandono y la falta de protección; el 7 por ciento acusa al maltrato emocional y un ocho por ciento muestra otras formas de maltrato.

Sin embargo, detrás de bambalinas estas cifras apenas son un reflejo de los casos reportados. Para llegar al fondo de los problemas según los trabajadores sociales, cada niño tendría que denunciar el maltrato al cual se ve sometido, situación que casi nunca sucede porque el menor siempre ve a los adultos con respeto y con sentido de autoridad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.