EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS CHINO

EL TRIÁNGULO DE LAS BERMUDAS CHINO

Emanaciones venenosas y un magnetismo anormal, son las causas de las desapariciones de personas, animales y aviones en Heizhugou, conocido como el barranco del bambú negro, en la provincia de Sichuán, y llamado el triángulo de las Bermudas chino .

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Desde hace 50 años se registran en el lugar, al sur del país, a 4.000 metros de altura y antes perteneciente al Tíbet, misteriosas desapariciones: el caso más notorio ocurrió en 1950 cuando 100 soldados del Kuomintang en derrota, se refugiaron allí y no se volvió a saber nada de ellos.

Poco después, un avión privado que transportaba a un banquero estadounidense, se estrelló en el barranco, al parecer atraido por una enorme y misteriosa fuerza que alteró todos los sistemas de control del aparato.

Los científicos chinos que comenzaron a ocuparse hace décadas del fenómeno, pagaron su tributo en 1962, cuando cinco geólogos y uno de sus guías, entrando a Heizhugou por Shimenguan (el paso de la puerta de piedra), fueron envueltos por la niebla y desaparecieron.

Posibles explicaciones La densa niebla y los fuertes truenos se enseñorean en la cima casi todo el año, lo que según los geólogos chinos es normal en un lugar a tanta altitud, pero a ello se une la complicada topografía de la zona, que favorece perderse y caer a escondidos cursos de agua.

La cerrazón del lugar, su frialdad y humedad favorecen la liberación de miasmas ponzoñosas que sofocan a las gentes y los animales que van allí, y provocan que caigan a los muchos abismos que hay en ese barranco.

Otra particularidad del barranco del bambú negro es que posee un enorme campo magnético que altera las brújulas y compases y puede incluso causar la caída de aviones al dejar inservibles sus instrumentos.

La expedición descubrió en Heizhugou grandes cantidades de minerales, animales y plantas y las autoridades de Sichuan quieren hacer de ese lugar entre montañas pintorescas un futuro centro de atracción turística.

La meseta del Tíbet y sus prolongaciones en Sichuan y Chinghai no solo son el techo del mundo sino que guardan los mayores barrancos y los cañones más profundos del planeta, como el descubierto en 1993 en el río Yarlung, que en algunos puntos tiene hasta 5.000 metros de profundidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.