CALDERA BUSCA POLÍTICA CAMBIARIA

CALDERA BUSCA POLÍTICA CAMBIARIA

El sistema de control de cambios impuesto en Venezuela por el presidente Rafael Caldera, en agosto del año pasado, parece haber entrado en una etapa de agotamiento.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Desde diferentes trincheras hay quienes lanzan sus petardos para tratar de persuadir a los diseñadores de la política económica y monetaria en Venezuela para que liberen el tipo de cambio, que se ha mantenido controlado en 170 bolívares por dólar, mientras que en el mercado negro la moneda norteamericana se cotiza por encima de los 220 bolívares.

El gobierno de Caldera y el Banco Central de Venezuela (BCV), acordaron en agosto de 1994 la aplicación de un control cambiario, como medida de emergencia ante la desmesurada demanda de divisa estadounidense. Esa escalada había ocasionado una abrupta devaluación del bolívar y, con ello una drástica reducción de las reservas internacionales a los niveles más bajos de la historia venezolana, 9.000 millones de dólares.

La demanda de dólares y la consecuente devaluación del bolívar fue el resultado inmediato de la crisis desatada en el sistema financiero venezolano, tras la intervención de cuatro Bancos locales con problemas de liquedez. Paralelamente, se produjo un incremento de la inflación, que redujo en más del 50 por ciento las posibilidades adquisitivas del pueblo.

En esa ocasión, Caldera constituyó una Junta de Administración Cambiaria, presidida por el actual ministro de Hacienda Luis Raúl Matos Azocar, como una forma de regular el otorgamiento de divisas, dentro del marco del Decreto de control cambiario # 328.

Panorama oscuro A casi un año de la aplicación del control de cambios, los resultados no parecen muy halagadores para el gobierno. Los problemas económicos y financieros de Venezuela no se han aminorado, pese a que se logró la restitución de las reservas internacionales a niveles considerados aceptables por el Ejecutivo, 11.500 millones de dólares.

Ante el panorama observado, analistas económicos como Rafael Macquhae han levantado la voz para cuestionar la ejecutoria gubernamental. El control de cambios no garantiza la acumulación de reservas ni tiene un impacto claro en los precios , subrayó Macquhae, quien sostuvo que la medida presidencial no ha podido reducir la inflación, que se ha calculado en los últimos meses en 70 por ciento.

Otro efecto del control, apuntó el analista, es la sobrevaluación del bolívar que tiene efectos negativos sobre la producción nacional y el abastecimiento. Además, el presupuesto y las inversiones de capital también se han contraído .

Los costos de la sobrevaluación son mayores cada día, pues se están creando las bases para masiva salida de los productos venezolanos, los mejores precios que ofrece el mercado colombiano están atrayendo la poca producción nacional , advirtió.

Otro ajuste A su juicio, la producción nacional se ha visto mermada, los inversionistas temen exponer sus capitales en un país regido por controles cambiarios y de precios. Como resultado de los controles han desaparecido muchos productos. Incluso la sobrevaluación hace interesante importar por Venezuela con dólares baratos y vender en otros países para luego cambiar los dólares en el mercado de referencia .

Los diseñadores de la política monetaria venezolana han tratado de idear mecanismos para reducir los efectos del control cambiario. Una opción que está en debate es la aplicación de la Caja de Conversión, con miras a reducir la inflación, flexibilizar la entrega de dólares a los importadores y estabilizar la moneda venezolana.

El instituto emisor, BCV, ha colocado en el mercado títulos de estabilización monetaria con el fin de reducir la liquidez, que se ha convertido en un factor distorsionante de la economía local.

Algunos estudiosos aseguran que no se podrán resolver los problemas económicos y financieros hasta tanto el Estado no reduzca el gasto fiscal, y de poco servirá una Caja de Conversión o la liberalización del tipo de cambio. Los controles sólo sirven para desestimular las inversiones extranjeras y dificulta la repatriación de los capitales fugados en el exterior , coinciden los observadores.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.