A LA ORDEN ES LA EXPRESIÓN CASTIZA

A LA ORDEN ES LA EXPRESIÓN CASTIZA

A mí me desconcertó...

11 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Yo creí que había salido de la casa sin peinarme, sin maquillarme y con tal combinación de colores que simbolizaba más a la loca Margarita que a la abogada comercial que soy .

Yo pensé que estaba tan pálido que asustaba .

Yo sospeché que ya eran definitivamente inocultables los síntomas de senilidad, que hasta ahora había logrado llevar con dignidad y, ante todo, con disimulo .

Es algo de lo mucho que han manifestado los habituales clientes de establecimientos comerciales bogotanos, que un buen día, de sopetón, sin previo aviso, en forma sorpresiva, oyeron del dependiente que los recibía la pregunta Le puedo ayudar en algo? en vez del tradicional a la orden? .

Todavía conmocionados, muchos de los asaltados en su tranquilidad personal con el inaudito le puedo ayudar en algo ? se han reunido en espontáneos círculos terapéuticos, con el fin de restablecer su paz interior y prepararse para el nuevo saludo comercial impuesto por los sabios del servicio al cliente , que en los últimos años han llegado a dictar costosísimas conferencias en los centros de convenciones del país.

Los traductores de estos genios empresariales han tomado las frases inglesas may I help you? , what can I do for you? y can I be of assistance? , habituales en regiones de habla inglesa, y en vez de traducirlas con el sencillo a la orden? lo convierten en el rebuscado le puedo ayudar en algo? .

Independientemente de lo que prediquen los profetas europeos y estadounidenses del servicio al cliente , el buen servicio debe respetar las formas de comunicación propias y tradicionales de un grupo humano, según el más elemental sentido común.

En español se dice y se ha dicho siempre a la orden . La frase tiene aceptación, no desconcierta, facilita la comunicación, vende en términos de mercadeo... Entonces, para qué cambiarla? Sobre todo, para qué cambiarla por una fórmula desconcertante, antipática, rebuscada, que no surge con espontaneidad en quien la dice ni es recibida con agrado en quien la oye? El infaltable Diccionario de la Lengua Española, página 1.483 de la edición de bolsillo, dice a la orden y a las órdenes, expresiones de cortesía con que uno se ofrece a la disposición de otro . Es pues esta la expresión castiza y no la otra, que bien podemos catalogar como anglicismo, según se advierte claramente por su origen.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.