ALIANZA BRITISH-AMERICAN CAMBIA PANORAMA AÉREO

ALIANZA BRITISH-AMERICAN CAMBIA PANORAMA AÉREO

La alianza comercial que anunciaron los dos gigantes de la aviación, el británico British Airways y el norteamericano American Airlines, cambiará radicalmente el panorama aéreo mundial y provoca desde ya temores de otras aerolíneas. American Airlines y British Airways firmaron un acuerdo que prevé una estrecha coordinación de sus vuelos transatlánticos, la utilización de los mismos códigos para los vuelos entre Europa y América del Norte y en la mayoría de destinaciones posibles, así como una unificación de sus programas de fidelidad para sus pasajeros. Es una alianza a largo plazo entre la primera aerolínea mundial, American Airlines, y la más rentable de las aerolíneas europeas, declaró el director general de British Airways (BA), Bob Ayling, durante una conferencia de prensa en Londres.

12 de junio 1996 , 12:00 a. m.

El acuerdo entrará en vigor en abril de 1997 y durará seis años y nuestro objetivo es que dure indefinidamente , agregó.

Estas dos empresas tienen una flota de 1.200 aviones y controlan el 27 por ciento del trafico entre Europa y Estados Unidos.

Los nuevos socios afirmaron la solidez de su alianza, pero optaron por los más leves compromisos jurídicos. Así, los gigantes no intercambiarán sus acciones ni están obligados a vender los títulos que poseen en otras aerolíneas. BA controla el 24,6 por ciento del norteamericano US Air.

Las dos compañías continuarán siendo dos entidades separadas, conservarán su propia identidad, sus marcas y sus nacionalidades , precisaron las aerolíneas en un comunicado conjunto.

Socios estratégicos, a partir del acuerdo BA y American Airlines dejarán de ser competidores. Gracias al acuerdo de compartir sus códigos aéreos, los pasajeros podrán viajar en una u otra aerolínea con el mismo pasaje y encadenar los cambios de aerolínea con un solo registro.

Asimismo, los pasajeros que viajan regularmente en estas aerolíneas podrán reunir los puntos de fidelidad independientemente de si viajan en BA o American y utilizar los viajes gratuitos del programa en cualquiera de éstas.

La alianza ya levantó temores en las otras aerolíneas, que denuncian que este nuevo gigante terminará con la competencia en el cielo mundial. La empresa británica Virgin Atlantic y la norteamerica Delta Airlines se pronunciaron en contra de esta alianza.

Lo que se crea es simplemente un monstruo. Un transportador que será completamente dominante, lo que no va con los intereses de los consumidores , declaró Richard Branson, presidente de la aerolínea británica Virgin Atlantic, en Londres. Branson pidió al gobierno británico prohibir la alianza.

Sin embargo, Bob Ayling indicó que los precios de los pasajes de avión se reducirían, gracias a la competencia que la nueva alianza impondrá a otros grupos euro-norteamericanos como las asociaciones entre KLM-Northwest, Lufthansa-United Airlines o Delta-Swissair-Sabena-Austrian.

En Washington, otras aerolíneas norteamericanas consideran que esta alianza es una maniobra para dejarlas fuera del tan apetecido mercado aéreo entre Estados Unidos y Gran Bretaña.

Al resumir su posición, un portavoz de Delta Airlines en Washington, Bill Barry indicó que los otros transportadores esperan que el gobierno norteamericano mantenga lo que ha dicho, a saber, que cualquier acuerdo (entre American y British Airways) se base en una liberalización de los cielos británicos .

En efecto, la manzana de la discordia detrás de la alianza es la negociación para la apertura del mercado aéreo británico. En Washington, los poderes públicos indicaron claramente que no darán luz verde a la alianza si Gran Bretaña no acepta liberalizar el acceso a sus aeropuertos.

Sin embargo, British Airways y American Airlines dicen estar seguras de obtener de las autoridades necesarias de sus respectivos gobiernos. Estamos convencidos que esta alianza se inscribe en el marco de las reglas internacionales y norteamericanas, declaró Don Carty, presidente de American Airlines.

Los dos socios lanzaron un llamado a Londres y Washington para negociar un acuerdo de cielos abiertos.

Ambos países negocian este tipo de acuerdo desde hace 15 años, pero Londres se opone a otorgar mayores frecuencias a los norteamericanos en el aeropuerto de Heathrow. Ayling precisó que BA no tiene intenciones de abandonar sus frecuencias en este aeropuerto y actualmente posee alrededor del 30 por ciento.

Con el acuerdo, American Airlines espera no sólo aumentar el número de pasajeros transatlánticos pero también ofrecer a sus clientes vuelos a otras ciudades como Roma, Budapest, Moscú, Nueva Delhi y hacia al continente africano.

De su lado, British Airways desea un acceso más amplio al mercado norteamericano y aprovechar la extensa red de American en América Latina.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.