ISAACS INEDITO\ CENTENARIO DE JORGE ISAACS 1837-1895

ISAACS INEDITO\ CENTENARIO DE JORGE ISAACS 1837-1895

El 17 de abril de 1895, a la edad de 58 años, murió en Ibagué Jorge Isaacs. Escribió no sólo la novela más leída en Hispanoamérica en el siglo XIX (María, de la cual todo colombiano tiene alguna referencia), sino casi 5.000 páginas más.

16 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Hoy, en el año del centenario de su muerte y después de ocho años de investigación, María Teresa Cristina Z., profesora de la Universidad Nacional (con la colaboración de Emperatriz Chinchilla, Myriam Díaz y Angela Corredor), ha logrado reunir 13 volúmenes, que esperan ver la luz en los próximos meses bajo el título Obras completas de Jorge Isaacs.

La recuperación y hallazgo de los escritos exigió una minuciosa búsqueda en bibliotecas y archivos de Bogotá, Medellín, Cali, Popayán y Buga. Lamentablemente, no todas las colecciones de periódicos colombianos del siglo pasado están completas, y ciertos textos, a los cuales alude Isaacs, no se han encontrado. Otro tanto sucede con algunas cartas que fueron publicadas en forma fragmentaria, en el presente siglo, por Germán Arciniegas, Max Grillo, Cornelio Hispano (seudónimo de Ismael López) y Luis Carlos Velasco Madriñán, pero cuyos originales no ha sido posible conseguir. No obstante, en el género epistolar, la investigación presenta 12 cartas inéditas: ocho a Miguel Antonio Caro (cuyos originales pertenecen al Instituto Caro y Cuervo y serán publicadas por la Gaceta de Colcultura), tres a Pedro Molina (amigo del autor) y una a Pedro Fernández Madrid, profesor de inglés de Isaacs en el Colegio de San Buenaventura, en Santa Fe de Bogotá.

La edición de Obras completas abarca la totalidad de los escritos literarios y no literarios. Consta de 13 tomos que comprenden, además de la obra ya clásica del autor vallecaucano, poesías inéditas, artículos periodísticos, correspondencia, documentos políticos, textos satíricos, etc., muchos de los cuales son desconocidos. Cada libro cuenta con una introducción sobre los criterios de la edición y las fuentes bibliográficas y de prensa, según el caso. El plan de la edición proyectada es el siguiente: los primeros cuatro tomos comprenden la obra literaria: María, seis capítulos de Camilo ( o Alma negra) y un fragmento de Fania, que debían constituir una trilogía novelística sobre la historia del Gran Cauca desde la Independencia hasta mediados del siglo, pero que Isaacs no logró llevar a cabo; 13 textos, como prosas poéticas, reseñas literarias y teatrales, escritos satíricos y semblanzas, entre otros, y la obra poética, que está precedida de un estudio sobre fuentes primarias (Manuscritos 01, 03, 05 y 06 de la Biblioteca Nacional) y fuentes impresas (recopilaciones y periódicos del siglo XIX) y consta de 164 poesías (algunas inéditas), nueve traducciones y más de 400 coplas. Estos volúmenes presentan tanto el establecimiento riguroso del texto, como las variantes, notas, índices y bibliografías, esto es, el llamado aparato crítico , básico para realizar estudios y análisis literarios.

El tomo V corresponde a las obras teatrales, escritas antes de la novela y que siguen los lineamientos del drama histórico europeo. Dos de estos textos (Amy Robsart y Los montañeses en Lyon) también son inéditos. Importa señalar que, frente a estos escritos juveniles, Isaacs fue muy crítico e incluso de la segunda obra, escribió dos versiones y una tercera, apenas iniciada. El escrito político publicado en 1880, bajo el título La Revolución Radical en Antioquia y varios documentos sobre la misma, constituyen el tomo VI, mientras el VII recopila el material periodístico. Este último muestra la labor continua de Isaacs en este campo, desde 1867, cuando en Santa Fe de Bogotá, dirige La República -periódico conservador-, hasta la década de los 60, cuando defiende las ideas del radicalismo. Son aproximadamente sesenta textos que incluyen editoriales en el periódico arriba citado, en La Nueva Era de Medellín y en El Programa Liberal de Popayán; artículos de economía y sociedad, crónicas de sus viajes a Chile -donde fue cónsul- y Argentina, y un estudio histórico sobre la esclavitud titulado Lo que fue, es y puede llegar a ser la raza africana en el Cauca (La República, 1867).

Los escritos sobre las exploraciones y viajes de Isaacs, que se publicaron tanto en el Diario Oficial como en otros periódicos de Bogotá y Santa Marta, conforman el tomo VIII. Son los siguientes: Estudio de las tribus indígenas del Magdalena, Hulleras de Aracara, los informes de la Comisión Científica y las inéditas Notas de viaje del cuaderno de borrador (Manuscrito 17 de la Biblioteca Nacional). El tomo IX reúne el material sobre educación. Se divide en artículos de prensa y documentos oficiales (decretos, resoluciones, circulares, etc.,). Entre los primeros, se destacan dos textos escritos para el Diario de Cundinamarca. Uno sobre escuelas oficiales, de artes y oficios y establecimientos para niñas, y otro que trata de la defensa de la educación laica, polémica esta que se prolongó por varios años, no sólo con el clero sino con muchos miembros del partido conservador.

Por último, los tomos del X al XIII contienen, en su orden, la correspondencia (enviada y recibida); los documentos sobre Isaacs; los índices, la cronología y la bibliografía escogida, y la antología crítica sobre el autor y su obra. Esta reseña -obligatoriamente esquemática- permite inferir que el escritor vallecaucano, aunque la percepción general señale lo contrario, fue mucho más que el autor de María, la novela romántica por excelencia de la literatura colombiana del siglo XIX.

- Isaacs, de pie en el nuevo conjunto escultórico de El parque de los poetas en la plazoleta de La Ermita en Cali. Sentados, Antonio Llanos y Carlos Villafañe. Pronto se colocará la estatua de Octavio Gamboa. La obra es de José A. Moreno.

- Reedición de María de El Ancora, en el 89 - Colage fotográfico de Hernán Díaz. Monumento a María en la Hacienda El Paraíso en el Valle, página del manuscrito de la novela de Isaacs, busto del autor y el Museo de La Tertulia, en Cali.

Recuadro: El 17 de abril, hace cien años, murió don Jorge Isaacs, el escritor que gracias a su obra más conocida, María , es uno de los clásicos de la literatura colombiana y castellana. De Isaacs, sin embargo, se desconocen otras varias facetas literarias, su agitada y en ocasiones adversa existencia y sobre todo, una figuración pública importante, que hasta cierto punto resume acontecimientos políticos que agitaron el país en la segunda mitad del siglo pasado. Esta edición muestra aspectos variados de una de las personalidades más destacadas de la cultura nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.