SE EXTIENDE EL LABERINTO

SE EXTIENDE EL LABERINTO

Con El hilo de Ariadna, el Taller de Investigación de la Imagen Dramática de Colombia ató el interés de los espectadores venezolanos, agotó entradas, y se convirtió en el país que presentará mayor número de funciones, ocho diarias durante 14 días, en el X Festival Internacional de Caracas que se inauguró el sábado 8 en la capital venezolana.

17 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Ante las expectativas y creciente demanda que desataron los colombianos, los organizadores del festival negociaron cuatro días adicionales de funciones para esta obra que se presenta como una experiencia personal e intransferible , creada por una agrupación que es más amiga de las ferias populares que de los festivales.

Primera obra de una trilogía que completan Feria para no confundir la entrada con la salida, ni la muerte con la morida y Oráculos, El hilo de Ariadna es una creación colectiva sobre la base de un pre-texto del director de la agrupación, Enrique Vargas, en la que el espectador-viajero hace de Teseo y busca al minotauro en un laberinto de olores, texturas e imágenes.

Carismático, buscando siempre las palabras precisas, Vargas planteó en su primer encuentro con la prensa venezolana que el mito del laberinto existe en todas las culturas y aquí en Latinoamérica nos estamos inventando un laberinto que es colectivo, que viene de la trietnia (Africa, Asia, Europa) que somos y de un orgullo propio .

En la historia ha habido laberintos mítico-religiosos, otros cortesanos, para jugar a la seducción, y hasta los conductistas, como el de Skinner. Cada cultura crea su laberinto y tiene el que se merece. Por eso hay que valorarlos pues en la medida que así lo hagamos surgirán condiciones para que la gente cree su propia historia .

Unos buscan esta figura mítica e inquietante y la encuentran, otros no, pero en todo caso la mejor manera de encontrar es perderse. Como dijo (el escritor ruso Valdimir) Mayakovsky arriesgarse es perderse un poquito y no arriesgarse es perderlo todo , agrega Vargas.

Es (El hilo...) un cuento bien contado que respira por sus silencios. Aquí no hay qué ver ni qué oír pues es una obra cuyos códigos dramáticos están dados por la vía del olfato, la oscuridad y el silencio. Para ver, hay que estar a oscuras y para escuchar hay que estar en silencio , sostiene.

Otras voces Pero más que una propuesta filosófica o política, o incluso de rescate de tradiciones, el trabajo de esta agrupación cuya sede es la Universidad Nacional de Colombia en Bogotá, se basa en la investigación de la imagen sensorial, más allá de la palabra y de las imágenes visuales y en el ataque directo a las emociones.

Vargas explica que este trabajo puede hacerse precisamente por tratarse de un taller de dramaturgia inscrito en el contexto universitario, lo que ha permitido la incorporación de estudiantes y profesionales de otras disciplinas como química, física, arquitectura, filosofía, pintores y siquiatras.

El hilo no existiría sin la presencia de un físico óptico .

Como otro ejemplo de esta simbiosis cita el actual montaje de Oráculo, para el que estamos trabajando en el tema del teatro y la alquimia. Hicimos una convocatoria y nos encontramos con ingenieros, profesores, que eran alquimistas escondidos y juntos exploramos la relación entre una obra y el proceso de transformación que se genera en uno mismo .

Premio Nacional de Artes Plásticas en Colombia y de teatro en festivales de Chile y España, la obra del grupo colombiano viene de realizar una gira de ocho meses por el Reino Unido, España y Francia, países donde también tienen talleres permanentes.

Del teatro colombiano, Vargas cree que rompió esquemas y dogmas anteriores, lo que le ha dado respeto por todas las tendencias y más libertad de experimentación.

También sucedió algo similar cuando los mismos políticos rompieron sus esquemas y plantearon la discusión de una nueva Constitución. Quedaron atrás los regímenes de extrema derecha de fines de los 70, donde no había posibilidad de laberinto. Ahora estamos en una nueva época en la que sí nos interesan , concluyó.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.