CRECE APETITO POR LA BANCA VENEZOLANA

CRECE APETITO POR LA BANCA VENEZOLANA

La asociación entre los bancos Ganadero de Colombia y Unión de Venezuela parece que destapó el interés de otros bancos para expandir sus operaciones a tierras venezolanas.

15 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La llave Ganadero-Unión se logró después de 44 días de intensas conversaciones entre los directivos de ambos bancos, con el visto bueno de los gobiernos de Ernesto Samper de Colombia y Rafael Caldera de Venezuela.

La relativa facilidad que rodeó la negociación se puede considerar como un incentivo para que otros bancos colombianos intenten establecer nexos financieros en Venezuela. En principio son tres las opciones de inversión: La apertura de oficinas comerciales en Caracas, la compra de bancos locales y la asociaciones con instituciones financieras venezolanas.

En el caso de la fusión Ganadero-Unión se optó por la denominada asociación estratégica, operación diseñada por la entidad venezolana. La mitad de las acciones de la institución local será adquirida por los inversionistas extranjeros, por un monto de 30 millones de dólares. El Ganadero se convierte en un plazo de tres años en el principal accionista, con el 50 por ciento del capital. Las demás acciones se reparten entre varios propietarios venezolanos, entre ellos las familias Salvatierra y Benacerraf.

Llegó el optimismo En enero pasado, la Junta de Emergencia Financiera sometió al Unión a la presión de recapitalizar 26 millones de dólares para lograr su solvencia. Para evitar su intervención y eventual cierre se planteó una solución que exigía aportes mixtos por parte de bancos privados operativos, de los accionistas y del Estado. Este esquema fue reemplazado por el de la negociación con el Banco Ganadero.

De acuerdo al informe oficial del Unión, la asociación busca incrementar los volúmenes de negocio, completar los productos financieros, la rentabilidad, el aumento de la eficiencia operacional, transferencia de tecnología, comunicaciones, sistema de información, manejo de tarjetas de crédito y nuevos productos.

La iniciativa de inversionistas colombianos de recapitalizar el Banco Unión ha dado cierta calma al sistema financiero venezolano, después de no vislumbrarse un acuerdo entre los banqueros locales , consideran los economistas venezolanos Francisco Faraco y Romano Suprani, quienes elaboraron un informe sobre los riesgos bancarios en Venezuela, recogido en el libro La Crisis Bancaria en Venezuela.

A juicio de los economistas venezolanos, la operación entre el Ganadero y el Unión es una señal positiva para el sector financiero, porque puede despejar las expectativas sobre las entidades que aun sobreviven a la crisis .

Es más, otros bancos colombianos han mostrado interés en acceder al mercado financiero venezolano. Este tipo de acercamiento se ha efectuado con tal prudencia que en Caracas no ha trascendido cuáles de las entidades aspiran a colocar sus capitales.

El ministro de Hacienda, Luis Raúl Matos Azocar, ha mantenido reserva con respecto a las entidades extranjera interesadas en Venezuela, pero admitió que hay varias instituciones financieras extranjeras que se han mostrado dispuestas a realizar inversiones del tipo fusiones o adquisiciones de bancos locales .

Comentó que es necesario esperar la autorización de las instituciones para revelar sus nombres, puesto que las negociaciones todavía están en una etapa inicial.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.