11 FAMILIAS EN RIESGO EN SORATAMA

11 FAMILIAS EN RIESGO EN SORATAMA

Faltaban 20 minutos para las 5 de la mañana del Jueves Santo cuando de repente se oyó un estruendo en una de las calles del barrio Soratama. Sobre una de las casas había caído una mole de piedras y arena de la cantera aledaña y la había derrumbado.

15 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Bajo los escombros estaban los cuerpos sin vida de cuatro habitantes de la vivienda.

Jesús Vásquez, un carpintero boyacense de 63 años quedó sepultado bajo las ruinas de la casa, al lado de su esposa Rosa María Rodríguez de 66 y de sus nietos Vladimir y Katerine Sáenz de 10 y 6 años, respectivamente.

Los otros 23 miembros de la familia Vásquez, que se encontraban a esa hora en la vivienda, lograron salir con vida del lugar, pero ahora no saben quien les va a responder por todo lo que perdieron. Hasta ayer a la una de la tarde no tenían dinero para el entierro.

Los Vásquez vivían allí desde hacía 3 años y según uno de los hijos, cuando compraron esa casa de concreto en la calle 166 con carrera 11 Este, nadie les advirtió que esa era una zona de permanente riesgo por los problemas de la cantera.

A pesar de que todas las casas de la zona son de concreto, los vecinos tienen miedo de morir de la misma forma que la familia Vásquez, pues el jueves en la noche continuaba el deslizamiento de tierra de la cantera. Se estima que por lo menos 11 familias están en peligro.

Según el presidente de la JAL de Usaquén, Edilberto Corredor, esa era una tragedia anunciada, pues las aguas de la cantera que hace un mes produjeron una inundación en la carrera séptima, fueron desviadas hacia el barrio Soratama y el desgaste del cerro produjo el deslizamiento.

La alcaldesa de Usaquén llamó el miércoles santo a la Oficina de Prevención de Emergencias a avisar que había un peligro grave, y que se debía desviar con urgencia este desage, pero la Secretaría de Obras dijo que esto no se podía hacer sin autorización de la Empresa de Acueducto , dijo Corredor.

Según los habitantes del barrio, la firma encargada de la explotación de la cantera es Servitá y Asociados y después del derrumbe ningún representante de esta empresa se ha hecho presente para ofrecer una solución.

Lo peor de todo es que ya llevamos 12 años de problemas con esa cantera. A nuestras calles viene a dar toda la arena y el agua de esa zona , dijo uno de los vecinos.

Esta cantera había sido sellada el pasado 8 de marzo y las autoridades volvieron a abrirla el 25 de marzo. Según Corredor, el lunes la alcaldesa la sellará de forma definitiva.

A las familias, la Alcaldía de Usaquén les ofreció como solución provisional que evacuen las viviendas y se instalen en una Casa Vecinal que tiene capacidad para 15 personas.

Sin embargo, son muchos los vecinos que se niegan a hacerlo, porque tienen miedo de que les saqueen sus casas y se apropien de ellas mientras las dejan solas. Además quieren una solución definitiva y no un traslado temporal.

Hasta el momento solamente Isidro Rincón y su familia abandonaron la casa, porque decidieron albergarse donde unos familiares, los demás temen lo peor, pero aseguran que no tienen otro lugar seguro a donde ir.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.