DIFAMACIÓN CONTRA SAMPER DEBE PARAR

DIFAMACIÓN CONTRA SAMPER DEBE PARAR

La controversia política de los últimos días, transcurrida en ese espacio sombrío, oscuro, de la difamación, la burla, y el irrespeto a la persona del Presidente de la República , debe cancelarse porque no le ha traído ningún beneficio a nadie .

15 de abril 1995 , 12:00 a. m.

Con estas palabras el secretario de la Conferencia Episcopal, monseñor Pedro Rubiano, hizo su llamado a la paz y la reconciliación en el campo político, como meta espiritual de esta Semana Santa.

Dijo que repudia esos acontecimientos y que la Iglesia Católica le desea al presidente Ernesto Samper el mejor de los éxitos en esta gran responsabilidad que le ha confiado el pueblo colombiano .

Sobre el calificativo de narcodemocracia que se le ha endilgado a Colombia en el exterior, reconoció el Obispo que tenemos problemas, guerrilla, corrupción, narcotráfico, pero eso no es Colombia, es un aspecto no más, no podemos generalizar .

Lo que sucede muchas veces en el exterior es que no ven si no lo malo que tenemos y se generaliza y se habla de que todo esta corrompido. Creo que eso lo tenemos que rechazar , indicó.

Sobre la eventual proximidad de un diálogo de paz, expresó que esta requiere un esfuerzo de todos para que no simplemente sea un deseo sino una realidad .

La paz es posible si todos buscamos esos caminos que se fundamentan en el respeto de los derechos humanos. Se habla mucho de la humanización de la guerra, del Protocolo II que fue aprobado. Creo que (se habrá avanzado) si se respeta el compromiso de no meter a la población civil en el conflicto, de respetar sus derechos, su vida.

Dijo monseñor Rubiano que la paz está cercana si nos convertimos al Señor en esta Semana Santa. No podemos trabajar por la paz en forma eficaz si no tenemos serenidad para mirar las cosas, voluntad para romper con nuestro egoísmo y nuestra injusticia .

Entonces la paz depende mucho de las personas. Por eso le pido al señor que por endurecido que esté nuestro corazón y por cerrada, nuestra mente, que con la fuerza de su amor y su misericordia nos haga encontrar ese camino para reconciliarnos y para tratar al otro como uno quiere ser tratado , dijo.

Por otra parte, el prelado convocó a los narcotraficantes a que recapaciten, reconozcan su falta contra la sociedad y cambien de vida.

Señaló que para alcanzar la paz necesitamos también la ayuda de Dios, que nos dé voluntad, para ver las cosas con serenidad, para dejar a un lado todo deseo de venganza .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.