CITIBANK MANTUVO EN LA OSCURIDAD A SU POLICÍA INTERNA EN EL CASO SALINAS

CITIBANK MANTUVO EN LA OSCURIDAD A SU POLICÍA INTERNA EN EL CASO SALINAS

Los altos ejecutivos de Citibank, preocupados ante posibles acciones indebidas en las amplias relaciones de negocios con un hermano del ex presidente mexicano Carlos Salinas de Gortari, lanzaron el año pasado una investigación interna, pero evitaron que una alta ejecutiva especializada en las leyes sobre lavado de dinero participara en la pesquisa, dijeron fuentes familiarizadas con el asunto.

11 de junio 1996 , 12:00 a. m.

La exclusión de la ejecutiva en cuestión, Jane Wexton, entonces vicepresidenta y abogada de Citibank, fue algo poco común, señalaron varias autoridades policiales que han trabajado de cerca con ella en temas relacionados con el lavado de dinero, así como un ex colega de Citibank.

Wexton ya había renunciado a la filial de Citicorp. para ocupar un puesto más alto en GE Capital Corp. filial de General Electric Co. Wexton declinó comentar sobre el tema.

Por su parte, Citibank declinó comentar sobre la ausencia de Wexton en la investigación o sobre quién realizó la pesquisa interna. Un portavoz expresó que Citibank comenzó a estudiar el asunto de las cuentas de Salinas en febrero de 1995, cuando las autoridades mexicanas arrestaron a Raúl Salinas, hermano del ex presidente, bajo cargo de ser el autor intelectual del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, secretario del Partido Revolucionario Institucional.

Más adelante, los fiscales mexicanos agregaron las acusaciones de enriquecimiento inexplicable y de falsificación de pasaporte tras descubrir cuentas bancarias internacionales vinculadas con Raúl Salinas por un total de casi US$120 millones, algunas establecidas bajo nombres falsos.

Raúl Salinas ha negado las acusaciones.

Investigación actualizada Citibank no ha concluido la investigación, pero señala que la misma está actualizada y que no hay pruebas de ninguna acción indebida por parte del banco, según el portavoz, quien declinó comentar si las cuentas de Raúl Salinas todavía están abiertas y por qué el banco siguió haciendo negocios con él después de su arresto en febrero de 1995.

A pesar de las afirmaciones de Citibank de que no ha hecho nada indebido, el banco ha tomado otras medidas poco comunes relacionadas al caso. Los altos ejecutivos de la división de banca privada, el departamento que trataba con Salinas, fueron asignados a otros cargos en enero, incluidos el jefe de banca privada, Hubertus Rukavina, y el asesor jurídico de banca privada, George Baxter. Ambos trabajan ahora en el Grupo de Productos de Inversión y Distribución de Citibank, con sede en Nueva York. Rukavina dirige el grupo.

Los ejecutivos declinaron responder a llamadas telefónicas de THE WALL STREET JOURNAL y un portavoz del banco expresó que los cambios son parte de una reorganización más amplia relacionada con un plan de largo plazo que no está vinculado con el caso Salinas.

Pero fuentes familiarizadas con el banco señalan que la firma reasignó a Rukavina y a Baxter después que la división de banca privada saliera mal parada en varias auditorías internas realizadas en 1995. Las auditorías revelaron un pésimo control sobre numerosos aspectos de riesgo, incluidas el origen de las cuentas y conocer el historial de sus clientes, según las fuentes.

Wexton, que hasta febrero era vicepresidenta y asesora jurídica a cargo de políticas y normas legales, había establecido un programa para combatir el lavado de dinero que gozaba de buena consideración. Además de adiestrar a los empleados en cómo identificar fondos ilícitos y diseñar un avanzado sistema de control informático, los ejecutivos del banco y otras autoridades consultaban con frecuencia a Wexton cuando había algún tipo de actividad sospechosa, dicen personas familiarizadas con su trabajo.

Pero en diciembre de 1995, los principales asesores jurídicos del banco informaron a Wexton que había surgido un problema en México, del cual se encargaría otro equipo, y que no se le permitiría hacer preguntas sobre el tema, según una fuente familiarizada al asunto.

En el sector de] banca, Jane está entre los mejores profesionales especializados en normativas jurídicas de cualquier banco de EE.UU , dice Michael Zeldin, que hasta 1992 dirigió la división del Departamento de Justicia encargada de investigar el lavado de dinero. Zeldin es ahora asesor jurídico de Decision Strategies International, firma de investigaciones con sede en Washington. Si había un problema, ella era una de las personas que había que consultar, y el hecho que aparentemente hubo un problema me lleva a creer que no la consultaron .

Policía ejemplar Entre los funcionarios policiales y dentro de Citibank, Wexton era conocida como una policía ejemplar . Además, se le considera una persona franca que probablemente informaría a las autoridades si consideraba que algo andaba mal. Wexton dedicaba la mayor parte de su tiempo a asuntos relacionados con el lavado de dinero y viajó extensamente por todo el mundo durante los siete años que trabajó en Citibank. Dentro de la institución se le conocía extraoficialmente como La Señora Lavado de Dinero .

Ronald Noble, que hasta febrero de este año fue subsecretario del Tesoro encargado de la división que se ocupa de hacer cumplir las normas oficiales, dijo que la considera una defensora de la posición de Estados Unidos] de que combatir el lavado de dinero va en beneficio de los bancos .

Algunas veces Wexton revelaba los problemas de Citibank, lo que molestaba a los ejecutivos de la institución. En calidad de miembro del grupo de Asesoría sobre Secretos Bancarios del Tesoro, Wexton asistía a numerosas conferencias y reuniones de personas interesadas en combatir el lavado de dinero. El año pasado, en una conferencia del Instituto de Administración de Banca sobre temas de cumplimiento de normativas, Wexton anunció que Citibank había perdido US$2 millones cuando un cliente, un banco de fuera de EE.UU., usó una cuenta para emitir varios cheques contra cuentas sin fondos suficientes.

Al banco no le gustó que revelara esta información y la amonestó, según fuentes familiarizadas con la situación.

Las autoridades policiales por lo general han alabado los esfuerzos de Citibank para detectar posibles casos de lavado de dinero. El banco, una de las instituciones más internacionales del mundo, mueve unos US$98 billones al año mediante transferencias bancarias a través de 97 países.

Según expertos en las normativas sobre lavado de dinero, los políticos y sus familiares por lo general atraen la mayor atención y supervisión por parte de los bancos. A menos que los políticos sean de familias con una larga historia de riquezas, como los Rockefellers, las autoridades que se ocupan del lavado de dinero los consideran sospechosos de inmediato.

Carlos Salinas de Gortari, miembro de la junta directiva de Dow Jones & Co. empresa editora de THE WALL STREET JOURNAL, ha negado tener conocimiento alguno de los asuntos financieros de su hermano Raúl.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.