Muebles de exterior, cuidadosa elección

Muebles de exterior, cuidadosa elección

Las terrazas, los patios, las piscinas y los balcones son ambientes ideales para ubicar accesorios y muebles, y allí –precisamente– las condiciones climáticas son verdaderas pruebas de fuego para probar la calidad de telas y materiales.

11 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Los rayos solares, el viento, la lluvia y el cloro y la humedad de las piscinas exigen que el comprador mire con mucho cuidado de qué está hecho el mobiliario, y qué pinturas y recubrimientos se utilizaron.

“Para recubrir la cojinería está la lona francesa, que se destaca porque es muy resistente, no se pudre ni se decolora; además, repele el agua y la acumulación de hongos”, explica un vocero de Parasoles Tropicales, compañía que cumple 25 años y exporta la mitad de su producción a México, Argentina, Ecuador, Panamá, Venezuela, Aruba, Holanda, Estados Unidos y España.

También están las mallas sintéticas a las que se les agrega un filtro UV para que no se cristalicen por los efectos de los rayos del sol.

Así, además de aportar un estilo moderno, pueden tener una vida útil entre 12 y 15 años.

Cuando se prefiere el aluminio es mejor buscar recubrimientos electrolíticos para evitar que se oxiden o se genere corrosión.

Además, es importante que no tengan poros para que no se deterioren rápidamente.

Quienes prefieren el estilo clásico le apuestan a la madera, especialmente la teka y el granadillo porque tienen alta densidad y granulometría muy fina, que impiden que el agua o los gases penetren el material.

Además, evitan que las plagas, como el gorgojo, dañen las estructuras de los muebles.

Sin embargo, aunque las maderas sean de la mejor calidad hay que darles mantenimiento para conservarlas en buen estado pues el sol y el calor las puede afectar si no reciben un buen tratamiento.

La teka tiene un acabado al natural por lo que es importante humectar la superficie una vez al mes con aceite de teka.

El granadillo llega con laca, no obstante hay que humedecerlo con cera especial para muebles.

- PARA ELEGIR LOS TONOS Los tonos más adecuados dependen del clima, la decoración y el uso de los ambientes.

En sitios tropicales se recomienda usar colores ácidos como el naranja, el mandarina, el verde manzana y el amarillo porque son tonos cálidos que contrastan con los ambientes campestres, verdes o muros de ladrillo a la vista.

Los tonos claros como el blanco, el crudo o el beige ofrecen claridad y luminosidad y van mejor en entornos muy naturales.

En zonas frías se usan colores oscuros como el verde foresta (oscuro) y azul marino, estos tonos marcan la tendencia por su contraste con las fachadas y porque se combinan muy fácilmente.

Las combinaciones, sin lugar a dudas, dependen del gusto y las exigencias de cada familia.

Sin embargo, la tendencia apunta a utilizar una tonalidad o, en el caso de los colores oscuros, a combinar los parasoles negros con las sillas de malla blanca o viceversa.

Cuando se trata de un bar es conveniente usar colores muy neutros y elegantes como vinotinto, rojo vinotinto, terracota y negro

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.