FARC QUEMÓ 14 MICROBUSES EN SANTA MARTA

FARC QUEMÓ 14 MICROBUSES EN SANTA MARTA

No hubo tregua de la insurgencia en Semana Santa. Las Farc incendiaron el jueves 14 microbuses en Santa Marta para presionar el pago de una vacuna por parte de la empresa Rodamar, y el Eln voló el oleoducto Caño Limón-Coveñas en el Arauca y con hostigamientos trató de impedir la reparación por parte de los técnicos de Ecopetrol.

15 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Asimismo, en la zona de Arauca, murió un oficial del Ejército en medio de un enfrentamiento con la guerrilla.

El ataque contra los microbuses de la firma Rodamar no dejó víctimas. El Comandante de Policía del Magdalena dijo que a partir de la quema de los vehículos los guerrilleros buscan intimidar a los propietarios de la compañía para que accedan al pago de una vacuna.

De hecho, según el oficial, éste no ha sido el único atentado contra la compañía. En el primer semestre de 1994 otros de sus buses también sufrieron ataques similares al de anteayer.

La versión de las autoridades es que la empresa rechazó asistir a una cita en la que supuestamente debía pagar la vacuna que le exigían guerrilleros del frente 19 de las Farc.

La guerrilla decidió entonces tratar de intimidar a la empresa. En la madrugada del Jueves Santo, 14 microbuses de Rodamar fueron quemados. La aparición de la policía evitó que otros vehículos terminaran en llamas. Las pérdidas materiales sumaron 150 millones de pesos.

Entre la noche del miércoles y el Jueves Santo, mientras buena parte del país católico se preparaba para las procesiones de pasión y muerte, la guerrilla optó por no tomarse ningún descanso.

En Santa Marta, las Farc quemaron 14 microbuses de una misma empresa de transportes. En Arauca guerrilleros del Eln volaron, otra vez, un tramo del oleoducto Caño Limón-Coveñas, además se han encargado de dificultar su arreglo. Y, también en Arauca, asesinaron a un teniente del Ejército.

El caso de Santa Marta sucedió el jueves en la madrugada. Por segunda vez la empresa Rodamar fue víctima de un atentado terrorista en el que terminan incendiados sus vehículos. En esta ocasión, según informes del comandante de la Policía Magdalena, coronel Juan de Jesús Rojas Rojas, el ataque del 19 frente de las Farc, se debió al no pago de la vacuna a la guerrilla por parte del propietario de Rodamar.

La intervención de la Policía evitó que otros microbuses fueran también destruidos. Al darse cuenta de lo que venía sucediendo lograron llegar al lugar y desactivar una bomba incendiaria de alto poder en el interior de otro vehículo.

Afortunadamente el atentado no cobró víctimas humanas. Dos celadores que vigilaban el sitio resultaron ilesos en la incursión.

La empresa transportadora, de propiedad de Oscar Bonilla González, fue atacada también por las Farc en el primer semestre de 1994, en ese entonces varios buses del empresario fueron quemados en circunstancias parecidas a las del jueves.

El Comandante de Policía del Magdalena dijo que Bonilla, quien no había denunciado que era víctima de extorsiones, no asistió a una cita que le había puesto la guerrilla para entregar el dinero que le exigían y en represalia procedieron a quemar los automotores.

Las pérdidas materiales ascienden a una suma cercana a los 150 millones de pesos.

De acuerdo con Rojas Rojas, el hallazgo de un reloj tipo despertador en uno de los vehículos quemados hace creer que los artefactos explosivos fueron activados a control remoto desde el exterior.

Arauca caliente La guerrilla tampoco le dio tregua al departamento de Arauca. El miércoles en horas de la noche volaron el oleoducto Caño Limón-Coveñas y el jueves asesinaron a un teniente del Ejército.

El bombeo de crudo desde los campos petroleros araucanos hasta el puerto de Coveñas, fue suspendido desde las seis y cuarenta de la tarde del pasado miércoles debido a un atentado dinamitero ocurrido en el kilómetro 44, sector de La Esmeralda, jurisdicción de Arauquita.

A la zona fueron desplazados los obreros de Ecopetrol, pero debido al hostigamiento realizado por los guerrilleros contra el personal encargado de realizar la reparación del tubo, estos trabajos se han demorado en forma significativa. Ayer se realizó un operativo militar para garantizar la reparación.

Según voceros de Ecopetrol, se perdieron más de cinco mil barriles de crudo. El oleoducto bombea más de 230 mil barriles diarios hacia el puerto de Coveñas.

De otra parte, un oficial del Ejército, adscrito a las fuerzas especiales, fue muerto en el marco de un enfrentamiento sostenido entre tropas regulares y una columna insurgente del Eln en el sitio conocido como Alto Cauca, en zona rural del municipio de Tame.

En el hecho perdió la vida el teniente Daniel Eduardo Peñaloza Otero, quien fue sorprendido por el ataque de los guerrilleros. Los despojos mortales del militar fueron trasladados a la ciudad de Ocaña, Norte de Santander, de donde era oriundo.

A pesar de los operativos que en forma inmediata emprendió el Ejército con apoyo aéreo, hasta ayer no se había contactado a la columna insurgente por las difíciles condiciones del terreno.

En el municipio de Tame las tropas regulares han aumentado sus operativos ante el incremento de la narcoguerrilla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.