SERVICIO PÚBLICO:

SERVICIO PÚBLICO:

Señor Director:

11 de junio 1996 , 12:00 a.m.

Encuentro muchas cosas agradables como son, entre otras, la gente (en general) y el entorno en el cual se encuentra situada Bogotá. Pero entre las cosas inconcebibles resalta el mundo del taxista. Según mi poco entendimiento de lo que es un servicio público, este (como su propio nombre indica) está constituido para ayudar y servir a la población, pero durante mis tres semanas aquí no ha sido más que una pesadilla.

Cómo puede un servicio público negar su uso por quedar fuera de su camino mi lugar de hospedaje? Por qué esa actitud grosera para con un extranjero como yo, que no sabe exactamente cómo llegar a su destino? Cómo es posible que no sepan ellos cómo llegar? Dónde consiguen que les certifiquen que sus vehículos están aptos para recorrer la ciudad, cuando cerrar la puerta debe realizarse con pulso de médico? Cómo puede ser que lo dejen a uno esperando media hora para confirmar la llegada de un taxi y luego le digan que no tienen? Erik Grnberg Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.