Las ‘pirámides’ colombianas cruzan a suelo ecuatoriano

Las ‘pirámides’ colombianas cruzan a suelo ecuatoriano

La moda colombiana de las pirámides trascendió las fronteras y llegó al Ecuador. 23 ciudadanos, tres de nacionalidad colombiana, están en prisión desde el pasado 25 de septiembre relacionados con dos oficinas que bajo el nombre de Interceder captaban dinero a cambio de jugosos intereses que llegaban hasta el 50 por ciento mensual.

09 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Con este apetitoso ofrecimiento, alrededor de ocho mil personas confiaron sus dineros a esta empresa, que tuvo que cerrar sus puertas luego de un operativo policial por incurrir en “captación ilegal de dinero”, considerado como un delito en este país.

Decenas de inversionistas protestaron por el allanamiento y cierre de Interceder, porque –aseguraron–la firma les pagaba sus intereses con estricto cumplimiento.

Ecuador ya había vivido en el 2005 un episodio similar con el ‘notario Cabrera’, un escribano que durante 10 años captó dineros, llegando a movilizar unos 100 millones de dólares mensuales.

A su muerte, unas 30 mil personas perdieron sus ahorros, entre ellas, por lo menos, seis mil militares y unos 600 policías.

A inicios de marzo de este año, Interceder abrió tres oficinas en Quito y una en la provincia de Sucumbíos, frente al departamento colombiano del Putumayo, en las que movía alrededor de 500 mil dólares diarios. Buena parte de esos dineros llegaban camuflados desde Colombia, por vía terrestre, según informó el Fiscal General de la Nación, Washington Pesantes.

Las primeras investigaciones especulan que se trataba de una “piramidación” de capitales, pero no se descarta el lavado de activos, por lo que se iniciaron las acciones legales que actualmente se ventilan en el juzgado segundo de Pichincha, en Quito.

Interceder, que estaba en proceso de constitución legal como casa de valores, tendría su sede en Colombia, bajo el nombre de Proyecciones DRFE.

Pero según las pruebas acumuladas, también operaría en Venezuela, Bolivia, Argentina y Chile.

Durante la operación fueron incautados más de 290 mil dólares y 405 mil pesos colombianos, así como varias pistolas, por lo que los detenidos también enfrentan cargos de tenencia ilegal de armas.

Sus cuentas fueron inmovilizadas y se ordenó la incautación, de manera preventiva, de sus bienes.

El martes pasado, el municipio de Quito negó el recurso de habeas corpus solicitado por la defensa de los detenidos por considerar que hay una acción legal iniciada con órdenes de detención por lavado de activos.

Iván Durazno, abogado defensor de los imputados, dijo a EL TIEMPO que los detenidos no son los dueños de la empresa sino empleados que trabajaban como personal administrativo y guardias. Además, insistió en que Interceder no ha perjudicado a nadie en “un solo centavo”, porque ha cumplido todos los pagos a sus clientes y presentará pruebas de que no se trata de lavado de dinero sino de inversiones lícitas.

Según informó el diario Hoy, otras dos empresas de captación de dinero empezaron a funcionar en la provincia del Carchi, fronteriza con Colombia.

Hace poco, la quiebra de cinco empresas similares ubicadas en Ipiales, perjudicó a por lo menos dos mil ecuatorianos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.