DE MILAGRO HAY PESCADO EN ESTA SEMANA SANTA

DE MILAGRO HAY PESCADO EN ESTA SEMANA SANTA

Al igual que en los tiempos coloniales viajan por el río Magdalena, pero debido a la contaminación y el deterioro de las aguas, su esfuerzo, en el mejor de los casos, tan sólo llega hasta Dorada.

13 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Allí, los capturan, los envuelven en medio de montañas de hielo para remitirlos hacia la capital y luego convertirlos en los protagonistas de muchos platos de Semana Santa.

El preferido es el bagre, por sus carnes abundantes. No obstante, las demás clases: nicuro, sierra, bocachico, pavón, agujeto y, otras más, no se escapan de las manos de los cientos y miles de capitalinos que salen en busca de una alternativa para acompañar el jueves de lavatorio o el viernes de pasión.

Debido a que la producción de pescado se ha disminuido notoriamente en el Magdalena, los comerciantes han buscado alternativas. Especialmente, se han ido hacia el nororiente del país. En esta zona no abundan los ríos, pero sí el mercado con el vecino país: Venezuela, de donde ha empezado a entrar cantidad de pescado, Por Cúcuta están ingresando noventa toneladas de pescado al día, las cuales son repartidas a la mayor parte del país -Bogotá es el principal destino-, indicó Miriam Laradondo, jefe de la Sección de Registro y Control del Instituto Nacional de Pesca y Acuiculcutura (INPA).

Aunque el pescado que llega de Venezuela es relativamente más barato, al ingresar a la ciudad su precio se equilibra con el del interior del país. Es decir, que una arroba de bagre, por ejemplo, que en la frontera tiene un precio de 16.000 0 18.000 pesos, aquí, en la terminal pesquera pasa a costar 28.000 pesos, aseguró Ramón Gómez, comerciante de la plaza.

Otra región que entró a competir fuertemente en Bogotá, fue el Amazonas. Para que el producto llegue fresco a la mesa de los capitalinos, las empresas comercializadoras contratan vuelos especiales y, tan pronto arriban a la ciudad, son empacados en camiones acondicionados con refrigeración. De esta región se trae el bagre dorado, especialmente. El resto de la producción llega de las costas, tanto Atlántica como Pacífica.

De unos tres años para acá, los criaderos de pescado también se han convertido en fuente principal del producto. Actualmente aportan un 30 por ciento de las 300 toneladas de pescado que se comercializan a diario en la terminal pesquera de Bogotá.

Ayer, para comprobar la calidad y el tamaño del pescado que se está comercializando, funcionarios del INPA realizaron un operativo por las instalaciones de la terminal pesquera.

La idea no era realizar decomisos, pues no cuentan con la infraestructura suficiente, sino hacer que los comerciantes tomen conciencia para que vendan un buen producto, aseguró Laradondo.

Sin embargo, agregó la funcionaria, en menos de cuatro meses se iniciará una campaña para evitar que, tanto los comerciantes como los pescadores, negocien con pescado demasiado pequeño.

Dentro de la campaña se tienen previstas unas severas sanciones que van desde multas para los pescadores, hasta cancelación de matrículas mercantiles a los comerciantes que incumplan las normas.

En el recorrido de ayer, tan sólo se decomisaron unas cuantas arrobas de pescado (alrededor de cinco) que se encontraban en estado de descomposición. El producto capturado se trasladó hacia un terreno despoblado con el fin de ser incinerado, para evitar de esta manera que cualquier persona lo volviera a recoger.

Según Miriam Laradondo, en varias oportunidades se han detectado personas levantando el pescado en descomposición para comercializarlo en plazas de barrio o en los municipios vecinos a la capital de la República. Por tal motivo, le recomienda a la ciudadanía estar pendiente para que no vaya a resultar engañada.

Pescado fresco Al momento de comprar pescado tenga en cuenta las siguientes recomendaciones. Solo así podrá evitar que le vendan un producto de mala calidad:-Lo primero que debe hacer es comprar el pescado en un sitio ampliamente reconocido y que posea instalaciones higiénicas.

-No dude en olfatear y tocar el pescado. Si no le permiten hacerlo, empiece a dudar de la calidad del producto.

El pescado no debe tener vísceras. El producto fresco se reconoce porque las agallas son de color rojo encendido.

-No compre pescado que tenga la piel amoratada o sin brillo. Los ojos deben estar brotados.

-Prefiera el pescado que presente una temperatura baja, semicongelado.

-No se confíe del pescado completamente congelado, pues es posible que el hielo haya sido utilizado para camuflar el estado deterioro. Cuando lo haga, fíjese que las consistencia sea dura y consúmalo rápidamente.

El pescado seco debe estar libre de manchas rojizas o moradas.

Cuando compre camarones, fíjese que sean de color rosado y consistencia dura. Una vez descongelados, hay que lavarlos con agua potable y consumirlos en el menor tiempo posible.

-En los enlatados es indispensable revisar la etiqueta y comprobar que la empresa posea licencia sanitaria. El producto debe tener fecha de vencimiento. La caja no debe presentar embombamiento o abolladuras.

-El pescado, cualquiera que sea, debe mantenerse refrigerado. Antes de su preparación es indispensable lavarlo con agua potable y procure no dejar producto cocinado para el día siguiente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.