VÍAS PARALELAS

Cerciorado de que no estoy soñando como puede suceder a los autores del proyecto me refiero a la nota de una edición anterior del semanario EL TIEMPO Cundinamarca, sobre otra posible vía por el nordeste de Cundinamarca, paralela al río Bogotá.

08 de junio 1996 , 12:00 a. m.

Pensar en nueva carretera de La Caro a Villapinzón en vez de emprender cuantosantes la ampliación de la Central del Norte, como se viene proclamando desde 1992, es tan descabellado como aspirar a un BMW, cuando no se dispone de presupuesto para una bicicleta Para qué diantres tamaña aventura? De pronto les queda más fácil correr el río.

Y del empalme de la vía mencionada con las que van para el suroccidente, para qué otra, cuando existe la Transversal de La Sabana (Chía-Mosquera)? Claro que hoy se halla en precarísimas condiciones. Pues manos a su recuperación! Pero se dice que para ello no hay dinero; muchísimo menos para un sustituto.

Por favor!. Los piecitos en el suelo; la cabeza bien despejada y consúltense los erarios departamental y de los municipios para emprender realidades.

Por otro lado, el Mintrabajo anuncia la construcción de la troncal Bogotá-Puerto Salgar. Hoy existe un trecho de ella, que a la vez forma parte de la autopista de Medellín, gestada e iniciada en la administración Rojas-Pinilla, luego de su caída, se suspendió la mayor parte de los trabajos, pero quedó transitable hasta La Vega, que años después se asfaltó, y se adaptó un brazo hasta Villeta.

En el año 77, por acción del entonces alcalde de Caparrapí Armando García, con el apoyo de toda la zona, se adaptó un largo tramo, de incuestionable beneficio. Quien esto escribe destacó en EL TIEMPO la campaña en cuestión. !Quién dijo miedo!. Saltó un politiquero de Guaduas; indujo al gobierno seccional a que aplacara el entusiasmo de las gentes, quienes arredradas, desistieron de su empeño, y García fue a parar a otro pueblo.

Sin medios de comunicación de ninguna clase, porque, entre otros, el tren también desapareció, los mal llamados guerrilleros encontraron terreno abonado para sus fechorías.

Ahora, ocho lustros después del inicio del proyecto, se revive el tema. Pero los nueve puentes sobre el río Negro, los deterioró y se los tragó la maleza. Su recuperación es casi imposible. Por consiguiente se debe partir de ceros.

Será fácil el acopio de 500 mil millones, que se dice cuesta la obra? Estaremos ante un bien planeado boom preelectoral? Surgirá de nuevo el bloqueo de Guaduas, Honda y sus alrededores? Habrá rendición luego de que se hayan invertido crecidas sumas? Tendremos entonces nuevos monumentos a la insensatez y el despilfarro. Quiera Dios que no!. Porque además de que la zona es una de las más prósperas de Cundinamarca, se acortarían notoriamente las distancias al noroccidente, y habría manera (ojalá acompañada de buena voluntad), para neutralizar la acción de los facinerosos. Otro renglón de gran impulso sería el turístico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.