CIEN DÍAS DE TRANCONES, PLACAS, METRO Y MIMOS

CIEN DÍAS DE TRANCONES, PLACAS, METRO Y MIMOS

No se puede decir que fueron cien días hablando de tránsito, pero sí que en esos primeros tres meses de gestión del alcalde Antanas Mockus, el tema del caos vehicular ocupó las primeras páginas de los periódicos, aunque todavía no se conoce una propuesta contundente por parte de la Administración para mejorarlo.

13 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Y en esa materia todos se sienten autoridad para dar soluciones e incluso, las mismas autoridades difieren sobre cómo se debe tratar el tema.

La secretaria de Tránsito, María Piedad Mosquera, (quien fue confirmada por el alcalde Mockus en su cargo) continuó con su campaña de contraflujos, (en la carrera 7a.) zonas azules, (en el norte especialmente) y vías rápidas (la 13 y la 19).

Sin embargo, los problemas abundan y programas suyos como el de convertir a la 13 en vía modelo no han pasado de ser un buen propósito.

Además, la expedición de los pases en una hora está lejos de ser realidad. Es más, en estos tres meses, se decidió que quien quiera pase en Bogotá tiene que demostrar que vive en la ciudad, lo cual en lugar de simplificar los trámites los hace más engorrosos.

En esos tres meses, Mosquera debió enfrentar hechos puntuales, que generaron caos en el tránsito: -Las protestas de los conductores de flotas que bloquearon la Autopista Norte porque les prohibieron circular por la Avenida Caracas y la carrera 30.

-Una congestión vehicular en la carrera 30 por varias horas debido a la rotura de un tubo.

-Y un daño generalizado de los semáforos en Bogotá a la hora pico que generó otro interminable trancón.

Mientras esos hechos afectaban la vida rutinaria de los bogotanos, las autoridades se pronunciaban sobre temas como el metro y solobús que todavía se perciben lejanos.

En cuanto al metro, ni siquiera se ha definido qué parte aportará la Nación y qué parte el Distrito y lo único claro es que el alcalde Antanas Mockus dijo que no acometerá el proyecto si el gobierno central no le garantiza entre el 70 y el 80 por ciento de su valor total.

Placas y cebras Quizás en los tres meses lo que más generó polémica fue un acuerdo del Concejo de Bogotá que establece la restricción de los vehículos de acuerdo con el último número de la placa.

Y la administración fue titubeante al expresar su posición al respecto, lo que, probablemente, influyó para que el Concejo aprobara el acuerdo, pese a que Tránsito tenía un estudio preliminar que le mostraba que no era conveniente.

Para decidir si lo sancionaba, el alcalde hizo un sondeo telefónico que fue muy criticado, especialmente por el Concejo, y reunió a unos expertos que deberán entregar propuestas de solución en menos de dos meses.

El mandatario objetó el acuerdo, pero el Concejo rechazó su posición, de manera que será el Tribunal Contencioso de lo Administrativo el que decida si lo aprueba o no.

Lo que sí generó un fuerte golpe de opinión fue la invitación de los mimos para educar a los conductores y a los peatones, pero su estadía fue de apenas un mes y en un solo lugar.

Con el lema de que el que caiga pone se multó a más de seis mil conductores que no respetaron el cruce de la cebra y a los peatones, con juegos, se les enseñó a utilizar el cruce que les corresponde.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.