ARMAMENTISMO,CORRUPCIÓN Y CONFLICTOS

ARMAMENTISMO,CORRUPCIÓN Y CONFLICTOS

El avergonzante caso del Secretario General del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), el belga Willy Claes, vinculado a una investigación por soborno en compras de helicópteros militares de su país a la empresa italiana Agusta , cuando era ministro de Economía, es apenas la punta del iceberg de uno de los problemas más serios y descuidados del mundo.

13 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Se trata de la conexión entre el multimillonario negocio globalizado de las armas lícito e ilícito y la corrupción también globalizada. Envuelve gobiernos, empresas transnacionales y nacionales, partidos políticos, movimientos subversivos, la criminalidad organizada. Sobre sus descomunales implicaciones negativas se pronunció, con timidez, la Cumbre Social de Copenhague. Pero no está ubicado prioritariamente en la agenda internacional. Hay que sacarlo del hermetismo de las revisiones de los tratados y los comités inocuos de los expertos; exponerlo a la luz de la opinión mundial en sus distintas facetas, enfrentarlo con claridad de propósitos.

El Secretario General de la ONU, Boutros Ghali, en su Programa de desarrollo (1994) aportó informaciones e hizo consideraciones significativas al respecto, a partir de algo que se comparte generalmente, pero carece de seguimiento eficaz: la reducción de los gastos militares es un eslabón vital del vínculo entre el desarrollo y la paz . Como resultado positivo del fin de la guerra fría calcula un dividendo acumulado de paz inicial y principalmente entre los contendientes en la carrera armamentista bipolar. Sin embargo, la disminución de armas nucleares y clásicas en estos se acompaña por la desviación hacia la exportación a los países en desarrollo. La venta oficial y el contrabando de armas, de tecnología militar convencional, de cabezas nucleares, misiles, armas químicas y biológicas, va en aumento escalofriante. El armamentismo de los grandes países recomienza también.

Lo más grave es que el 86 por ciento del comercio de armas proviene de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad: Estados Unidos, Rusia, China, el Reino Unido y Francia. La antinomia con su misión de guardianes del mantenimiento de la paz en el mundo resulta inaceptable, requiere una rectificación. Como lo ha escrito autorizadamente Michael Dewar, director adjunto del Instituto de Estudios Estratégicos de Londres, los países occidentales que no cesan de sermonear a los del Tercer Mundo, que les compran material de guerra (por ejemplo en derechos humanos) son insoportablemente hipócritas . Y los otros vendedores bélicos también. El planeta está inundado de toda clase de artefactos de destrucción que amenazan a la humanidad entera, son fuente de corrupción y desvían recursos que podrían consagrarse a derrotar la pobreza.

La reducción mutua, verificable y sostenida, el control efectivo de gastos militares, debe ser acordada en la ONU como pieza maestra del nuevo orden internacional. Sólo puede producirse en un contexto pacífico, ordenado y equitativo. En lo internacional se requiere un sistema fiable de seguridad colectiva global y regional. Procedimientos jurídicos y políticos para la prevención y solución de conflictos con credibilidad y agilidad resolutiva. Ningún gobierno arriesga los intereses soberanos ni procede a desarmarse, así no tenga conflictos con sus vecinos, en la actual situación mundial.

Propugnar el desarme unilateral como lo hacían ciertos pacifistas en medio de la guerra fría, cuando la URSS consagraba el 30 por ciento de sus ingresos a la industria bélica e insurreccional es por lo menos ingenuo. En el mundo pos bipolar la reconversión a la industria pacífica es mucho más difícil de lo que se creía. No sólo por la proliferación de conflictos atípicos y las nuevas amenazas, sino por el desempleo que corroe a las sociedades industrializadas. Las tecnologías duales (civiles y militares) complican el proceso.

En el ámbito interno de los Estados no es viable la disminución de gastos militares mientras estén asediados por guerrillas, terroristas, mafias de delincuencia organizada, armados hasta los dientes, porque ello equivaldría a desmantelar la legitimidad, abandonar la sociedad en las peores manos. El Instituto Internacional sobre la Paz de Estocolmo afirma que en la mayor parte de los treinta conflictos armados interiores, los insurrectos utilizan armas ligeras, fáciles de transportar, algunas sobrevivientes de la segunda guerra mundial. Calcula ese tráfico clandestino entre 5.000 y 10.000 millones de dólares anuales, en tanto que la venta de armas pesadas y sofisticadas, para los Estados, que descendió de 46.500 millones de dólares a 18.500 millones de dólares entre el fin de la guerra fría y 1992, tiende a subir.

Entre los grandes compradores de armas se encuentran varios de los más conspicuos activistas de los no alineados , India, Pakistán, Corea del Norte, Irán, Argelia, Irak, la ex Yugoslavia, Libia, Siria, Arabia Saudita (algunos rehúsan suscribir compromisos invocando el superarmamentismo de Israel). Esta situación no sólo desvirtúa el carácter pacifista e histórico del movimiento, sino que vuelve irrelevantes sus manifiestos grandilocuentes. Qué se va a hacer en concreto al respecto en los próximos años, bajo la presidencia de Colombia? Habría que apoyarse en una política regional seria de control de armamentos y reducción real de los gastos bélicos, estatales y de los insurrectos. La OEA no puede tampoco evadir su responsabilidad. Para empezar, convendría que Argentina, Brasil y Chile, que compiten al parecer sin inhibiciones, en el negocio de las armas, le explicaran su posición al continente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.