Propuesta improvisada

Propuesta improvisada

Hace poco tuvo lugar una audiencia pública con asociaciones de vecinos del norte de Bogotá preocupados por el futuro de la carrera 7a. Cuando los asistentes esperaban un pronunciamiento de fondo del Secretario de Movilidad, la única novedad fue el anuncio del aumento del contraflujo vehicular hasta la calle 127 e imponerlo en la mañana –hoy va hasta la calle 92 y entre 5 y 8 de la noche–.

08 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Sorprende el facilismo con que la Administración intenta atajar un tema que parece habérsele salido de las manos. El contraflujo que sugiere el secretario Bernardo Villegas se nos antoja improvisado, inconsulto, inoperante e inequitativo. Hace 12 años se intentó algo similar sin éxito.

De adoptar esta idea, ¿cómo accederían los vehículos a la Avenida Circunvalar que se dirigen al sur? ¿Qué estudios serios sustentan esta solución? ¿Quién garantiza que no se vuelva una medida permanente? Un contraflujo como el que se sugiere colapsaría el norte de la ciudad.

Adicionalmente, la medida beneficia al carro particular y castiga al ciudadano que debe tomar transporte público y soportar la demora y la incomodidad de buses destartalados y contaminantes.

La salida del Secretario de Movilidad ignora el debate de fondo: cómo recuperar la 7a. –vía insignia de Bogotᖠdel caos, el deterioro urbanístico, la invasión del espacio público y la contaminación a que está sometida. La respuesta la dieron los mismos vecinos: vía libre al TransMilenio.

La 7a. hacía parte de la tercera fase de TransMilenio, al lado de la calle 26 y la carrera 10a. Pero terminó relegada a un segundo plano y el alcalde Moreno, desde la campaña, decidió no tenerla en cuenta, pese a existir estudios que demuestran su viabilidad. Ahora, este corredor vial aparece como el gran perdedor de la movilidad. Por allí ya se descartó el metro, la pretroncal y no se ha hecho claridad frente a los buses articulados. Ni la Alcaldía Mayor ni el Gobierno Nacional saben qué hacer con la vía. Todo se reduce a un problema de recursos que no se entiende, pues la tercera fase siempre contempló la 7a.

Como bien lo registró la Cámara de Comercio de Bogotá, cada año que no se intervenga la 7a. le costará a la ciudad 240 millones de dólares en productividad. Con dos años de pérdidas se hace la troncal que reclaman los vecinos.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.