COLOMBIA Y CHILE SIN EL GUAYABO DEL EFECTO TEQUILA

COLOMBIA Y CHILE SIN EL GUAYABO DEL EFECTO TEQUILA

A pesar del pánico que generó la crisis mexicana, Colombia y Chile se salvaron del guayabo que dejó el efecto tequila.

13 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En su última edición la revista inglesa The Economist concluye que el buen manejo de la economía que han tenido Chile y Colombia permitió que estos países no sintieran la tormenta de fuga de capitales que vivió México en diciembre del año pasado.

La publicación considera que los dos países no utilizaron la tasa de cambio como único instrumento para controlar inflación y evitaron los flujos especulativos de capitales.

No obstante, para The Economist, los capitales de corto plazo no son malos, el problema es depender de ellos.

A pesar del pánico que generó el efecto tequila en toda América Latina, Chile y Colombia siguen siendo las dos únicas excepciones. La experiencia de estos dos países es una lección útil.

Es la conclusión de la revista The Economist en su última edición que circulará entre el 8 y 14 de este mes en todo el mundo.

Para la revista, Colombia y Chile resultaron muy poco afectados por la crisis mexicana: los dos mantienen la fortaleza de sus monedas y sus economías siguen creciendo a buen ritmo a pesar de todo. Cómo se salvaron de la tormenta? Se pregunta The Economist.

Los dos países se diferencian de México y Argentina en dos direcciones: las dos economías se negaron utilizar la tasa de cambio como instrumento único de control inflacionario. Además, prefirieron mantener la competitividad de las exportaciones mediante la estabilidad de la tasa de cambio real.

Explica la publicación que el peso chileno flota dentro de una banda cuyo rango central está determinado por monedas como el dólar, el marco y el yen. En Colombia el esquema es similar. En los dos casos las autoridades económicas han logrado el control de la inflación mediante la política monetaria.

Dice además la revista que Colombia ha impuesto fuertes controles al endeudamiento de corto plazo en el exterior. Al mismo tiempo los inversionistas extranjeros no pueden invertir en el mercado local de bonos. Además, la compra de acciones es difícil por la iliquidez de las bolsas. Como resultado de ello la inversión extranjera alcanza los 789 millones de dólares, lo que apenas representa el 5,0 por ciento de la capitalización del mercado.

En Chile las normas son menos estrictas. Pero, de todas formas, los inversionistas están obligados a mantener su efectivo en el país durante un año como mínimo. En Chile también hay restricciones para las emisiones en el exterior de bonos de empresas chilenas.

Los resultados Como consecuencia de estas restricciones, gran parte del capital extranjero que Colombia y Chile han recibido ha sido de largo plazo. Particularmente en inversión directa en platas y equipos.

Para la revista, de esta forma los dos países se libraron de la volatilidad de los capitales de cartera que fueron los que se fugaron en México y precipitaron la crisis.

Según The Economist, Colombia es un país extraño en muchos sentidos. A pesar de todos los problemas con drogas y violencia la economía siempre ha estado bien manejada. Chile, en cambio, no ha sido siempre tan afortunado.

En 1982 Chile sufrió una crisis similar a la de México. La moneda, que estaba ligada al dólar se revaluó aceleradamente, los bancos se endeudaron en el exterior y se produjo un enorme déficit en la balanza de pagos. El sistema finalmente colapsó y se produjo una profunda devaluación del peso.

La comparación con México no es perfecta: la crisis chilena fue más profunda ya que el desempleo llegó al 20 por ciento y la producción decreció 14 por ciento. El remedio de Chile estuvo en la promoción de las exportaciones y en el aumento del ahorro doméstico con la creación del sistema privado de pensiones que hoy maneja recursos equivalentes al 25 por ciento del Producto Interno Bruto.

No obstante, para The Economist las políticas económicas aplicadas por Chile y Colombia no determinan que los instrumentos antiinflacionarios aplicados por México, Brasil y Argentina, son definitivamente incorrectos. Cuando los precios están creciendo cientos de puntos porcentuales al año, las medidas draconianas son necesarias , dice la publicación.

Además, Chile y Colombia han logrado reducir la inflación, pero de manera muy lenta.

Las conclusiones que The Economist resume de la última asamblea del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Jerusalem son las siguientes: la tasa de cambio como único instrumento de control de precios es efectiva pero riesgosa. El capital de corto plazo no es necesariamente peligroso, el problema es depender de ese capital.

Por otro lado, la verdadera clave del éxito de una economía está en lograr adecuar las políticas monetarias, fiscales y las reformas estructurales, que permitan, entre otras cosas, aumentar el ahorro doméstico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.