UN TAXISTA HABLA DE LOS TRANCONES

UN TAXISTA HABLA DE LOS TRANCONES

Cansado de soportar los trancones que su oficio le hace padecer, un taxista se dio a la tarea de elaborar un plan de acción para combatir la congestión vehicular, sin inversiones costosas y sólo empleando el sentido común.

12 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Y no contento con dibujar su propuesta en un mapa de Bogotá, José Roberto Cotrino consiguió copias heliográficas del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, redactó una carta de seis páginas, y se la llevó al alcalde Antanas Mockus y a la secretaria de Tránsito, María Piedad Mosquera.

Su iniciativa se basa en la elaboración de anillos viales: tomar dos grandes avenidas que son doble sentido y autorizar un solo sentido.

Por ejemplo, propone la creación de un anillo vial en el centro de la ciudad del que hacen parte la calle 13, Avenida 19 y la carrera 43.

La Avenida Jiménez quedaría en un solo sentido de oriente a occidente hasta llegar a Puente Aranda.

A la altura de la carrera 43, esta quedaría también en un solo sentido: sur-norte.

Para lograr eso, se deben hacer algunas modificaciones: eliminar el retorno en la carrera 44 con calle 13 que genera trancones, suspender la salida de Corferias a la altura de la carrera 34, y los vehículos tendrían la opción de tomar por la calle 12 para ir hacia el centro.

Finalmente, la 43 iría a conectar con la Avenida 19 que quedaría en un solo sentido: occidente oriente.

Justifica el manizaleño Cotrino la creación del anillo vial en que hoy en el centro de la ciudad, la única vía rápida de salida es la calle 26.

Con similares características propone que se cree un anillo vial en la carrera 7a. con Avenida Circunvalar, la Avenida 68 y la Avenida Boyacá, la Avenida carrera 15 y la Avenida carrera 19, y la calle 92 y 94.

Por qué lo hizo? porque desde hace diez años conduce un taxi y está cansado de oír en las noticias que la culpa de los trancones se la reparten entre el Instituto de Desarrollo Urbano, la Secretaría de Tránsito y la de Obras Públicas.

Además, en la forma más espontánea afirma que las soluciones están ahí y no son tan costosas como hacer el metro.

Lo malo de sus propuestas se lo dijo un perito de la Secretaría de Tránsito: los comerciantes van a protestar por convertir las calles en vías rápidas.

Y hay un inconveniente antitécnico: que en algunas vías se tendría que habituar a los conductores y a los peatones al giro hacia la derecha.

Todo eso es cuestión de costumbre , insiste Cotrino.

No tiene idea de cuánto cuesta llevar a cabo ese proyecto, ni mucho menos cuánto tiempo se emplearía en montarlo, pero de lo que sí está seguro es de que sí funciona, pues su experiencia de 10 años al volante de un taxi le hacen suponer que así es.

Por eso se tomó el trabajo de llevarle su propuesta al alcalde Mockus. Desde el 21 de marzo se encuentra en la correspondencia de la Alcaldía, pero este hombre que por simple gusto quiere ayudarle a la ciudad, no ha recibido ninguna respuesta del Alcalde.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.