No le alcanzó

No le alcanzó

La candidata republicana a la vicepresidencia de Estados Unidos, Sarah Palin, salió muy bien librada en el debate de la noche del jueves contra su rival demócrata, Joe Biden. No importa que la gran conclusión de la noche sea que Biden está mejor preparado, tiene más criterio y genera más tranquilidad como vicepresidente –o eventual presidente– de la gran potencia. Las expectativas frente a la gobernadora de Alaska eran tan bajas, que alcanzó elogiosos comentarios por el simple hecho de haber evitado la catástrofe que vaticinaban sus repetidos desaciertos de los días previos en varias entrevistas.

04 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Palin no se equivocó en materia grave al responder preguntas sobre la crisis económica, energía, medio ambiente y relaciones exteriores. E incluso sacó a relucir su simpatía personal para registrar bien en la televisión e insistir en su perfil de estadounidense común y corriente, lejana de Washington y de la política tradicional. Biden tuvo que ser cuidadoso y prudente para evitar que cualquier golpe contra Sarah se convirtiera más bien en una agresión a los televidentes.

La victoria de la gobernadora, sin embargo, es pírrica. Aunque no hubo desastre, las encuestas indican que Biden ganó. Y para la fórmula McCain-Palin no significa gran cosa haber perdido por la mínima diferencia y no por goleada. El equipo Obama-Biden está en alza: incrementó su diferencia a favor en las simpatías de los votantes y, más importante aún, tomó la delantera en Florida, Pensilvania y Ohio, que se consideran estados decisivos porque no están matriculados en ninguno de los dos partidos y cambian de ganador en distintas elecciones. Los republicanos necesitaban que el debate del jueves se convirtiera en un punto de quiebre o en una patada al tablero para cambiar las tendencias, algo que jamás ha ocurrido en un cara a cara entre candidatos a la vicepresidencia.

Más que los debates o las estrategias, la pauta de la campaña está marcada por la crisis económica. Lo cual resulta benéfico para Obama, porque le permite asociar al impopular gobierno saliente con McCain como culpable. Y, también, porque la preocupación por el sistema financiero desplazó de los medios de comunicación a otros temas –la inexperiencia de Obama, el factor racial, su ideología liberal– que los republicanos creían que podrían explotar a su favor. Asuntos que, al menos por ahora –y a solo un mes de la elección–, están totalmente eclipsados por los dramáticos eventos de Wall Street.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.