DESBARATADO EL CARTEL DE LA GASOLINA

DESBARATADO EL CARTEL DE LA GASOLINA

Luis Serrano Vásquez, propietario de una veintena de estaciones de gasolina en Barranquilla, Cartagena y Santa Marta, ahora bajo arresto, sería el cabecilla del llamado cartel de la gasolina en la Costa Atlántica.

11 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Su captura se logró el domingo en la mañana junto con ocho hombres más, en momentos en que extraían 50.000 mil litros de combustible del poliducto de Ecopetrol que bombea desde Cartagena.

El grupo cargaba el combustible en cuatro tractomulas.

El comandante de la Policía del Atlántico, coronel Lino Pinzón, sostuvo que de acuerdo con las investigaciones, Serrano es la persona que encabeza la organización de ladrones de gasolina en la región norte colombiana, y que se investigan sus antecedentes.

Las investigaciones se extienden a las operaciones que maneja Transporte Mercurio, empresa constituida el 2 de marzo de 1992. En la Cámara de Comercio, la empresa aparece registrada como distribuidora de productos derivados del petróleo. Su sede está ubicada en la carrera 47 No. 82-120.

Dos establecimientos pertenecen a la sociedad: Transporte Mercurio y la estación de servicios Líbano, las dos ubicadas en la carrera 45 No. 58-21.

La empresa maneja un capital de 50 millones de pesos y posee activos de 557 millones.

EL TIEMPO trató de contactar a los socios de Serrano, pero en Transporte Mercurio informaron que se encontraban fuera del país en vacaciones de la Semana Santa.

En la acción policial fueron capturados Serrano, 40 años, de Bucaramanga; Alfonso Garcés Quintero, 36, San Gil (Santander); Odilio Poveda Pico, 45, Charalá (Santander); Eduardo Rincón Rueda (propietario de tres estaciones de gasolina, dos en Ciénaga, y otra en Fundación), Bucaramanga; los hermanos Antonio Cárdenas Peñaranda, 39, de Puerto Wilches (Santander) y Oscar Cárdenas Peñaranda, de 37, Cúcuta; Luis Angel Rodas, 38, de Carmen de Apicalá (Tolima); Luis Miguel Yépez, 38, de San Jacinto (Bolívar), celador de una finca, y Pedro Eduardo Martínez Camacho, 32, de Barranquilla. Antonio Cárdenas Peñaranda es propietario de una gasolinera en el mercado público de Santa Marta.

El coronel Pinzón dijo que estas capturas corresponderían a la plana mayor del cartel de la gasolina en la Costa, que tiene una muy buen montada organización.

De acuerdo con el oficial, sólo la infraestructura encontrada en la finca La Lomita, de propiedad del ex representante a la Cámara y directivo de Federación Nacional de Ganaderos (Fedegan) Ricardo Rosales Zambrano, así como las cuatro tractomulas cargadas y seis teléfonos celulares, tienen un valor aproximado a los 1.000 millones de pesos.

El montaje de semejante infraestructura tiene que ser cosa de un muy organizado grupo que además invirtió muchos millones en esta acción. Este trabajo fue hecho por ingenieros mecánicos, por lo sofisticado y por los modernos implementos utilizados , dijo Pinzón.

En 45 minutos se extraían 50.000 litros de combustible, que eran almacenados en cuatro tractomulas para llevarlos a toda la Costa Atlántica.

No se especificó desde cuando operaba el grupo, pero se estima que el monto de lo extraído podría superar los 50.000 millones de pesos.

Las cinco válvulas por donde se conectaban los camiones estaban colocadas a unos 20 metros de la casa de la finca, a una profundidad de 1,50 metros, recubiertas con una caja de madera que a su vez era camuflada con arena.

Dos de los vehículos inmovilizados en el operativo estaban alquilados a la firma Lisen Boyacá y otros dos eran de propiedad de Antonio Cárdenas Peñaranda, uno de los capturados.

Otras fincas de la región, por donde pasa el poliducto, son investigadas por la Policía en Bolívar y el Atlántico. El poliducto pasa por tres fincas, dos de ellas de propiedad de Rosales Zambrano.

El comandante de la Policía dijo que la operación se materializó gracias a la denuncia de Ecopetrol, en relación con faltantes de gasolina.

No tengo nada que ver Por su parte, ayer el ex representante liberal a la Cámara, Ricardo Rosales Zambrano dijo que no tiene nada que ver con este hecho delictivo, en el cual resultó capturado el celador de su hacienda.

Rosales manifestó que hace tiempo no visita la finca La Lomita y que desconocía que en esta propiedad operaba semejante empresa del delito.

La Lomita está ubicada en zona rural del municipio de Sabanalarga y a su lado se encuentra otra finca, Vitelma, también de propiedad del ex congresista.

Dijo que el celador Yépez trabaja con él desde hace año y medio y que por la cercanía de las válvulas a su finca, lógicamente que debía ser partícipe del delito.

Su captura me alegra mucho; si ese señor se prestaba para eso, también lo haría para hacer secuestros, abigeato y toda clase de delitos , dijo. Es la situación que afronta el campo ahora; ya uno no puede ir al campo, porque los boleteadores y secuestrados se compinchan con los mismos trabajadores de uno para cometer toda clase de delito .

Rosales dijo esperar que las autoridades lleven las investigaciones hasta lo último y se castigue fuertemente a los responsables.

Buenos resultadosde investigadores En marzo, la Policía del Atlántico capturó en flagrancia a 20 miembros del Cartel de la Gasolina, cifra considerada positiva para Ecopetrol, que por acción de esta agrupación delictiva ha tenido pérdidas millonarias.

El 13 de marzo anterior, en jurisdicción del municipio de Baranoa, fue aprehendido Gilberto Rodríguez Rincón, de Zipaquirá (Cundinamarca), en momentos en que extraía 9.800 galones de gasolina, que después depositaba en una tractomula.

Mientras tanto, en otra acción policial fueron capturados en la finca Cubil, localizada en el corregimiento de Caracolí, jurisdicción de Malambo, diez hombres en el instante en que robaban tubería de la empresa Ecopetrol, avaluada en cuatro millones de pesos.

En la reciente operación policial del domingo anterior en Sabanalarga, los nueve capturados ofrecieron 100 millones de pesos y una camioneta último modelo a los policías para que desistieran del operativo, dijeron fuentes allegadas a la investigación.

El pasado 6 de abril, la Gerencia del Distrito de Oleoductos de la Costa envió al coronel Lino Pinzón, comandante de la Policía del Atlántico, una carta de felicitación por el desarrollo de los operativos para desmantelar el llamado Cartel de la Gasolina.

Otras organizaciones delictivas dedicadas al robo de gasolina a través de peligrosas perforaciones a los tubos de los poliductos han sido desvertebradas en varias regiones del país.

Hace algunos meses, en Bogotá, fueron detenidos los integrantes de una pandilla que robaba gasolina del poliducto desde una casa lote en Fontibón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.