FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

03 de octubre 2008 , 12:00 a.m.

Se calienta el clima laboral Señor Director: Indudablemente, el ambiente está agitado, como se titula su editorial (02-09-08). En lo laboral hay descontento y el desempleo sigue aumentando.

El sistema de cooperativas de trabajo es equivocado, porque se alimenta con parte del salario del empleado.

¿Por qué no contratan directamente a los corteros? Esas personas trabajan muy duro y les pagan poco en comparación con su esfuerzo. Y así está la vida en el campo. Ojo, que poco a poco las huelgas han ido creciendo. Esto indica que el país se está estancando y los ánimos se están caldeando ante la desigualdad social. ¿Los empresarios serán conscientes de esto? Dagoberto Castaño Paredes * * * * Señor Director: Está bien que se exijan los derechos laborales, contemplados en la Constitución. Pero los sindicalistas deben buscar otro camino que no perjudique a la sociedad entera, como en el caso de la rama judicial.

Seguramente tendrán razones válidas, pero esas posiciones intransigentes son peligrosas en la administración de justicia. Ya el país sabe de sus peticiones. ¿No pueden volver al trabajo sin detener la negociación? Pedro Samuel Hernández * * * * Señor Director: Desgraciadamente, en este país muchas veces hay que tomar las vías de hecho para que lo escuche el Gobierno. En el caso de Asonal Judicial, lleva varios años solicitando que les paguen la nivelación salarial que les fue aprobada.

En cuanto a los corteros de caña, su protesta también es justa porque las cooperativas de trabajo explotan a los afiliados. Eso se le debe a este Gobierno que hizo la reforma laboral con sentido capitalista.

Eduardo Parra Mosquera * * * * Señor Director: Si es verdad que los jueces, fiscales y otros servidores de la justicia están mal pagados, ¿cómo se entiende, entonces, que por ejemplo en el caso del Chocó sean estos funcionarios propietarios de lujosas mansiones, fincas de recreo y vehículos de alta gama? Qué bueno que algún día alguien averiguara por este temita.

Anamilena Cobo Medina .

La muerte del angelito Señor Director: Bien por editorializar sobre ‘La muerte de un angelito’ (01-10-08) y señalar algunas medidas para evitar barbaridades como todo infanticidio.

Urge exigir frontalmente y concientizar sobre el derecho constitucional a la vida (Art. 11) desde la concepción hasta la muerte natural. Toda autorización a matar seres humanos, ya en el vientre materno ya por grave enfermedad, es abrir paso a nuevos y brutales asesinatos de centenares de angelitos.

Libardo Ramírez Gómez Obispo, Presidente Tribunal Ecco. Nal.

* * * * Señor Director: ¿Cuántos ‘Jojoy’ sueltos hay en el país? En Chía apareció su última versión. Ordenó “desaparecer” a su hijo, el bebé de 11 meses, Luis Santiago, por míseros 500.000 pesos. No solo mató al niño sino la ilusión de vida de su mamá y golpeó a fondo a la sociedad. La cadena perpetua para estos miserables es poco para pagar tanta frialdad y tanta maldad. Solo su remota conciencia lo podrá castigar.

Juan Manuel Díaz Azuero Bogotá * * * * Señor Director: No entiendo cómo los colombianos dicen en las encuestas que son felices si tienen que soportar tragedias ya comunes como la del asesinato del niño de Chía. Aquí le hacen campaña a todo, hasta a una reina del aguacate, pero el Estado no adelanta una campaña para defender la vida y conseguir que esta sea amada y respetada por sus hijos todos.

Mina Kesel.

Políticas económicas Señor Director: La crisis financiera de E.U. demuestra el fracaso del neoliberalismo económico. El Estado debe ser un garante para la estabilidad económica de los ciudadanos, preocupado continuamente por aplicar decisiones que beneficien a las mayorías. El neoliberalismo, por el contrario, actúa en favor de unos pocos, sin importar el perjuicio que puedan ocasionar a las mayorías las decisiones injustas del mercado. Hoy más que nunca conviene el triunfo de Barack Obama como presidente de Estados Unidos.

Henry Gallego * * * * Señor Director: La muerte del bebé en Chía ha opacado la noticia sobre el otro drama que sufren los colombianos: el del desempleo, que está llegando a unas cifras alarmantes: más del 11 por ciento. Y no existe una política de empleo seria.

Y ante las dificultades económicas que se viven en el mundo y el apretón que se viene, el problema social que se puede generar será inmanejable. Nada se saca tratando de maquillar estas cifras, si no se toman medidas urgentes para atacar este problema que ya nos está golpeando.

Alberto Rico Avendaño Bogotá.

Los pantalones de la China Señor Director: Sobre la columna de este lunes, Tiro Directo, de Mauricio Vargas, hice verificaciones sobre los pantalones que menciona y no los encontré. En cambio, sí constaté en otros almacenes que ofrecen pantalones para hombre a 29.000 pesos, unos hechos en China y otros hechos en Colombia. Si son tan baratos los chinos, por qué se venden al mismo precio. Lucro personal aprovechando la apertura a costa del empleo nacional.

Joselyn Torres T.

Bogotá.

La muerte de los ‘gemelos’ Señor Director: La tan pregonada chatarrización de más de 500 automotores “gemeleados” evidencia uno de tantos males endémicos. En este caso, las riquezas desperdiciadas; máxime cuando a tales vehículos –la mayoría casi nuevos– les quedaban miles de kilómetros por recorrer. ¿Acaso no se podrían legalizar y rematar a mitad de precio y en cómodas cuotas mensuales? ¿En esa medida, al adquirirlos infortunados compatriotas desempleados, para poder subsistir con dignidad? ¿Ya chatarrizaron los carros incautados a los apátridas barones de la droga? Pedro Cuervo Barrera

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.