PERÚ: DESAPARECEN LOS PARTIDOS TRADICIONALES

PERÚ: DESAPARECEN LOS PARTIDOS TRADICIONALES

Después del impacto inicial causado por el contundente triunfo del presidente Alberto Fujimori en los comicios del domingo, Perú se preguntaba ayer si está presenciando la desaparición definitiva de los partidos tradicionales. (VER RECUADRO:LA BARRIDA DE FUJIMORI).

11 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En efecto al obtener menos del cinco por ciento de la votación presidencial válida el partido de Haya de la Torre, el Apra; el del ex presidente Fernando Belaúnde Terry, Acción Popular y la Izquierda Unida, perderán su derecho a permanecer inscritos en el Registro Electoral. De hecho el cuarto partido tradicional, el Popular Cristiano, renunció a su candidatura a la Presidencia porque preveía una derrota.

Todo el mundo reconoce que los partidos tradicionales atraviesan por la peor crisis de su historia y que no se han podido recuperar desde el año 90, cuando un desconocido de apellido Fujimori se impuso en las elecciones presidenciales contra todos los pronósticos.

Pese a que sus militantes insisten en que el actual Gobierno se ha dedicado a liquidarlos a través de una campaña de desprestigio y censura, la mayor parte opina que esta crisis obedece más a los errores de los propios partidos, que no han podido adaptarse a los cambios de la sociedad peruana ni interpretar sus necesidades.

El propio Presidente Fujimori, durante la rueda de prensa que ofreció el domingo se refirió a este tema y señaló que en el Perú se ha eliminado la partidocracia y se puede ver en los resultados de estas elecciones que los partidos políticos ya no tienen el peso que tenían anteriormente (porque)... esa partidocracia dejó al país en ruinas .

Mi gobierno no tiene organización partidaria ni la va a buscar, lo que se ha formado es un núcleo que convoca a la mejor gente para gobernar , concluyó.

Era de resultados Representantes de la Izquierda Unida (que logró el 0,46 por ciento de los votos) afirmaron que la crisis de los partidos se debe a que no han podido contener la ola de pragmatismo reinante y a la incapacidad por aglutinar fuerzas. La IU reconoció que el éxito del Fujimorismo depende de sus resultados concretos, medibles, palpables.

En efecto, nadie niega en Perú que fue gracias a este gobierno que se acabó la hiperinflación (que bajó de 7.650 por ciento anual en 1990 a sólo 15 por ciento en 1994), que el país alcanzó el mayor crecimiento económico de la región (12,5 por ciento en el 94) o que se desarticuló la amenaza terrorista de Sendero Luminoso, que en 15 años cobró la vida de 30.000 peruanos.

El Apra tocó fondo La preocupación también reinaba en el Apra, el partido del ex presidente Alan García (refugiado en Colombia) y el más antiguo de este país.

La del domingo fue su más baja votación en toda su historia: 4.5 por ciento, y de mantenerse en este promedio, el Apra tendrá que gestionar nuevamente su inscripción para los comicios municipales de 1996 con la recolección de cien mil firmas. Comparado con los resultados de 1990, el Apra bajó su votación en casi un 21 por ciento.

Culpando al enemigo El congresista aprista Augusto Mantilla atribuyó esta penosa situación al hecho de que durante los últimos cinco años hemos sido sometidos a una gigantesca campaña de desprestigio que nunca ha podido ser probada penalmente y que se ha basado en calumnias, montajes y mentiras; por esta razón, el resultado tenía que ser deteriorante en el ámbito electoral .

No obstante, reconoció que el Apra debe analizar profundamente su actuación de los últimos años y el comportamiento de sus dirigentes, revisar su programa, su estrategia, su táctica electoral y su lenguaje. Tiene que hacer un tremendo esfuerzo de recomposición interna y democratización para recuperar el sentimiento popular .

En las filas de Acción Popular (AP), partido que llevó al poder en dos ocasiones al ex presidente Fernando Belaúnde Terry, la situación sencillamente catastrófica. Tras obtener un escaso 1,4 por ciento, su líder y candidato a la presidencia, Raul Diez Canseco, anunció ayer su retiro de la vida política.

De los 24 partidos políticos existentes en Perú sólo dos se mantendrán tras el resultado electoral del pasado domingo: Cambio 90-Nueva Mayoría, del presidente Alberto Fujimori, y Unión por el Perú, del ex secretario general de la ONU Javier Pérez de Cuéllar. El resto, de acuerdo con la ley electoral, deberá recolectar firmas para volver al ruedo.

En resumen, el gran triunfo de los movimientos independientes ha marcado la cuasi desaparición de los partidos tradicionales, que de no cambiar sus estructuras y políticas, podrían enterrarse para siempre.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.