EN TIEMPOS DE MARÍAS

EN TIEMPOS DE MARÍAS

Apreciados lectores, las Marías nos invaden. Marías a diestra y siniestra. Marías por todos lados y de toda clase.Marías y más Marías. Marías aquí y Marías allá.

10 de abril 1995 , 12:00 a.m.

Marías en el Gobierno, Marías en el Congreso, Marías en la diplomacia, Marías en los medios, Marías en la televisión, Marías en la literatura... hasta Marías en la DEA. Ave María! En vista de las circunstancias, creo que una guía práctica para reconocer Marías en Colombia podría convertirse, casi, en un manual de supervivencia. Van algunos ejemplos.

María la Bandida.

María caleña, arrepentida de su oficio, quien para no cargar con la cruz (...o con Santacruz) a cuestas prefirió vivir en Estados Unidos, protegida como testigo especial por los servicios de inteligencia de ese país.

Aunque su rostro sólo lo conocen los diligentes periodistas de Semana que tuvieron la entereza periodística de buscarla y no se sabe cómo anden su visión ni su memoria - cuándo hablará?- lo que sí se ha podido establecer es que los crespos hechos son su mejor especialidad.

Los últimos corrieron por cuenta del senador Jesse Helms, y de todos los que creían que el presidente Samper iba a tener poco tiempo para visitar monumentos en Semana Santa por causa de una imprevista mudanza de residencia.

María Bonita María mexicana, bella entre las bellas, que en buena hora ha venido a Colombia para aliviar nostalgias de Gaviota y guayabos de Café.

Actriz y cantante, Adela Noriega se convirtió en el amor platónico de muchos colombianos desde cuando apareció actuando en Quinceañera, Hoy, fieles como siempre, sus fans --convertidos en jubilosos televidentes nocturnos, o en noveles columnistas de prensa- no se cansan de aplaudir su llegada al país.

Simplemente, María María caleña.

Sorpresivamente, ministra.

Respetuosamente, ministra de qué? Laboriosamente, María.

Prudentemente, María.

Dignamente, María.

Silenciosamente, María.

Calladamente, María.

Inadvertidamente, María.

Misteriosamente, María.

Simplemente... María.

La María clásica... de Isaacs María romántica, de precaria salud y tediosa vida bucólica.

Referencia obligada, pues se cumplen en esta semana 100 años de la muerte de Isaacs -del gran Jorge Isaacs- creador de la más importante de nuestras novelas del siglo pasado.

María ha ingresado con sobrados pergaminos en la exigente galería de los clásicos y se ha convertido, afortunadamente, en lectura obligada para todos los estudiantes de bachillerato.

Les seguirá pareciendo un ladrillo tenaz ? La María Izquierdo... de Rodríguez María boyacense, luchadora fogosa y senadora locuaz, que gusta poco de las otras Marías, sobre todo cuando son dos y tienen noticiero.

Muy religiosa, gracias a una determinación reciente de la Procuraduría podría encontrarse aprovechando el receso de la Semana Mayor en una peregrinación de acción de gracias por Sogamoso y Sutamarchán, pasando por Tununguá, Turmequé, Tuta e intermedias.

Las dos Marías Marías bogotanas, periodistas, valientes e independientes.

Viento en popa conservan al aire un noticiero de televisión que, por decir la verdad, a veces levanta roncha en ciertos sectores que se sentirían más cómodos con la censura, que quedando QAP ante el país.

María, María María paisa, con cierto acentillo español, especializada con honores en cine, comunas, y diplomacia.

Con barra propia y amigos en todas las vertientes políticas que con argumentos en abundancia sostienen que podría convertirse en la Noemí liberal, es una excelente candidata para ingresar al gabinete en el próximo remezón.

Posdata: A la Santa María, con plegaria incluida.

Santa María, Madre de Dios, sin pretender molestaros en esta semana de dolor, e hincado ante vos -como cualquier Perry ante el Congreso- elevo una plegaria por la reconciliación de Misael y Horacio, pues, si siguen como van, Horacio le va a cerrar el periódico a Misael y Misael le va a cortar el bigote a Horacio.

Os imagináis qué podría suceder en esta Colombia de Dios sin el periódico de Misael y sin el bigote de Horacio? Asimismo, y si no es un abuso, quiero elevar ante vos otra plegaria por aquellos ministros -6 o 7- que ya están recalentados y pasando aceite, para que su retiro del gabinete no los vaya a coger sin confesar, sin mostrar ningún resultado, o en pecado de declaración inoportuna.

A quienes lo merezcan, procurad también, Virgen Santísima, conseguirles, en lo posible, alguna chanfita decorosa. Queda a vuestro buen juicio.

Amén.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.