DOMINGO DE LA JUVENTUD

DOMINGO DE LA JUVENTUD

Juan Pablo II presidió, en la plaza de San Pedro del Vaticano, la solemne celebración del Domingo de Ramos, ante decenas de miles de personas, en su gran mayoría jóvenes de diversos países del mundo.

10 de abril 1995 , 12:00 a.m.

La plaza de San Pedro, repleta de fieles, en una luminosa mañana de la primavera romana, fue, también, la meta de una Marcha por la paz , en la que han participado dos condenados a muerte: Lounes Matoub, considerado el Rushdie argelino, y el estadounidense Lawrence Hayes, condenado a muerte a mitad de los años setenta, actualmente en libertad vigilada.

Los participantes en la marcha llevaban pancartas contra la pena de muerte y una dedicada al Papa, en la que se leía: Pedro, alza la voz, ninguno contra Caín , en alusión a una frase bíblica citada por Juan Pablo II en su última encíclica, en la que Dios protegió a Caín de ser eliminado por otros hombres, pese a ser el arquetipo del homicida.

En la ceremonia religiosa han participado, además de numerosos jóvenes que llevaban palmas y ramas de olivo, cientos de cardenales, obispos y presbíteros.

Juan Pablo II, revestido de rojo, y mostrando buena forma física, caminó a pie, apoyado en el báculo, sobre el cual lucía un ramo de olivo, hasta la base del obelisco de Sixto V, en el centro del círculo de la plaza, donde bendijo los ramos.

Acompañado por el son de trompetas, y el canto del Lauda Jerusalen , el Pontífice se dirigió seguidamente hasta el altar, situado en la esplanada anterior a la basílica, para continuar la Misa.

En su homilía, el Papa aludió a la liturgia del Domingo de Ramos y habló de Cristo como un peregrino extraordinario, único, cuyo peregrinar no es mensurable con categorías geográficas, y del cual él mismo habló con su misterioso lenguaje: he salido del Padre y he venido al mundo; ahora de nuevo dejo el mundo y voy al Padre .

Según el Pontífice, el Domingo de Ramos, que él ha convertido en la Jornada Mundial de la Juventud, pertenece por derecho propio a los jóvenes, pues ellos corrieron al encuentro de Jesús que iba a Jerusalén para la fiesta de Pascua y desplegaron las alfombras y ramos sobre las calles y cantaron el Hosanna al hijo de David .

Los jóvenes manifestaron así el entusiasmo de su juvenil descubrimiento, un descubrimiento que hasta hoy, de generación en generación, continúan experimentando: Jesús como camino, verdad y vida , agregó Juan Pablo II.

El Papa ha aprovechado esta cita, de la X Jornada Mundial de la Juventud (que este año se celebra en cada diócesis del mundo) para invocar los nuevos encuentros con los jóvenes que jalonan el camino hasta el umbral del tercer milenio: el próximo septiembre, para los jóvenes europeos, en Loreto, y la Jornada mundial de 1997, la duodécima, en París.

La plegaria de los fieles, se rezó en varios idiomas. La joven Mariana Odriozola oró en español, para que el Evangelio de la vida, inscrito en la conciencia humana y confirmado por la Revelación, sea acogido, respetado y defendido en todas partes, especialmente por aquellos que rigen las naciones y que siempre sean obedientes a la voluntad del Padre y Señor de la vida .

Al final de la Misa, el Pontífice dirigió un saludo especial a los participantes en la marcha por la paz y contra la pena de muerte, e invitó a los jóvenes a leer íntegramente y difundir su encíclica Evangelium Vitae , y a construir un dique contra la cultura de la muerte, que haga avanzar la cultura de la vida .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.