EL FENÓMENO DEL SAMURAI PERUANO

EL FENÓMENO DEL SAMURAI PERUANO

Sus simpatizantes decían que el presidente Alberto Fujimori se merecía la reelección debido a que ha demostrado una voluntad de hierro para encarar y resolver los graves problemas del Perú.

10 de abril 1995 , 12:00 a.m.

En 1990 tras un meteórico surgimiento de la oscuridad política, Fujimori llegó al poder y dio comienzo al fenómeno del samurai peruano.

En cinco años logró bajar una hiperinflación anual del 7.650 a un 15 por ciento el año pasado, y en el mismo año, Perú logró un crecimiento económico del 12,5 por ciento, el mayor de los países del continente.

Sin embargo, uno de sus principales logros fue que virtualmente doblegó al grupo guerrillero Sendero Luminoso, que en 15 años de lucha armada dejó un saldo de 30.000 muertes. En 1992 fue capturado el líder del grupo, Abimael Guzmán, mantenido ahora en una celda bajo tierra de por vida.

Fujimori, un ex catedrático universitario e hijo de inmigrantes japoneses, llegó al poder en 1990 sobre la cresta de un voto castigo contra los políticos tradicionales para emerger desde la nada y derrotar al escritor Mario Vargas Llosa en las elecciones presidenciales.

Nació en Lima el 28 de julio de 1938 y desempeñó su primera función pública de importancia cuando se convirtió en rector de la Universidad Nacional Agraria tras graduarse de ingeniero agrónomo en la Universidad estadounidense de Wisconsin.

Sus tres rasgos Una autobiografía de Fujimori, no autorizada por él, sostiene que el pragmatismo, autoritarismo y el hermetismo son sus tres rasgos personales claramente visibles a lo largo de su vida que han teñido su política y su gobierno .

El 5 de abril de 1992, Fujimori disolvió el Congreso, reestructuró el Poder Judicial y suspendió algunos artículos de la Constitución asumiendo vastos poderes con el apoyo de los militares, aduciendo que Perú era debilitado por el terrorismo, el narcotráfico y la corrupción.

El Chino , apelativo que se ganó por sus rasgos orientales, señaló que su propuesta de alcanzar nuevamente la presidencia es la de seguir trabajando para los más desfavorecidos, edificando obras públicas, como escuelas y carreteras y encaminar a Perú en la senda del crecimiento económico sostenido.

Pero si bien Fujimori, un intelectual que usa lentes, parece tener controlada toda su gestión, durante los últimos cuatro años la relación con su esposa, Susana Higuchi, no marchó por el mismo camino.

Tras 20 años de matrimonio, el divorcio está en trámite. Hay cuatro hijos: Keiko Sofía, quien cumple funciones de Primera Dama, Hiro Alberto, Sachi Marcela y Kenji Gerardo.

Fujimori, acostumbrado a viajar para inaugurar obras y colegios públicos, es imprevisible en sus reacciones.

En un momento puede parecer la persona menos expresiva del mundo, pero en otros el gobernante monta bicicleta por barrios marginales o se viste con coloridos trajes típicos de Perú.

Pero algo que alteró la paciencia y el sueño de Fujimori fue el conflicto fronterizo con Ecuador, que produjo la muerte de más de 50 militares peruanos en los cruentos combates sostenidos en plena selva amazónica.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.