ILIQUIDEZ TOTAL EN EL SECTOR DE AUTOPARTES

ILIQUIDEZ TOTAL EN EL SECTOR DE AUTOPARTES

Para los importadores de autopartes llegó la iliquidez total. La política cambiaria y el cambio en las reglas de juego terminaron por enredar al sector, dicen. La rentabilidad del negocio ha bajado como consecuencia de las altas cotizaciones que en la actualidad alcanzan el marco alemán, el yen, el franco, la peseta y el dólar, monedas con las que se negocian las partes para autos que ingresan en forma legal al país. Los autopartistas que durante el año pasado no tuvieron problema con el comportamiento de las divisas, hoy empiezan a sentir los estragos que deja el alto precio del dólar.

08 de abril 1995 , 12:00 a. m.

En enero habían cotizado negocios teniendo como base la compra del dólar a 840 pesos, y en la actualidad han tenido que pagar hasta 868 pesos, situación que origina un desfase en los costos de la mercancía y que genera la pérdida del importador.

Ante la demanda de divisas el Gobierno nacional decidió reducir el plazo para el pago de las importaciones. Los seis meses quedaron reducidos a cuatro. Muchas de las obligaciones que tenían los importadores de autopartes por cubrir, se vencieron durante los dos o tres primeros meses del año, presentándose también una iliquidez total en las empresas importadoras, ocasionando un desfase económico en la programación de las importaciones y presentándose de igual forma, una disminución en el flujo de ventas normales , dice Diego Alberto Otálora, presidente de la Junta Directiva de la Asociación de Comerciantes de Autopartes del Valle.

La iliquidez es resultado de la lenta rotación de cartera. Muchos cheques son devueltos por falta de fondos; además, obligaciones pactadas a 30 días se cancelan a los 45 días y con descuento y en otros casos hay que esperar hasta 90 días. A esta situación se suma la restricción crediticia en el sector financiero.

El gremio ha propuesto que el plazo de los cuatro meses se otorgue no a partir de la fecha del conocimiento del embarque de las mercancías, como ocurre en la actualidad, sino desde la declaración de las importaciones.

Los importadores se podrían ganar como mínimo un mes más de plazo, pues entre la fecha de conocimiento del embarque y la nacionalización de la mercancía, muchas veces se van entre uno y dos meses que prácticamente son perdidos porque la carga no puede ser puesta en venta hasta su nacionalización , advierte Otálora.

Además, algunas navieras colocan en el documento de despacho la fecha del embarque hasta 15 días antes de que el buque salga del puerto.

Otro problema que tienen que sortear los importadores es la aplicación del decreto 300 de febrero de 1995 que empezó a regir este mes y que exige la presentación ante el Instituto Colombiano de Comercio exterior (Incomex) y ante la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (Dian) del Certificado de Conformidad con Norma Técnica Colombiana o el reglamento técnico respectivo.

Este decreto ha entorpecido el proceso normal de las importaciones ya que en el momento de la nacionalización los funcionarios de la Dian exigen el respectivo certificado de control de calidad, el cual requiere de un tiempo mínimo de un mes para su expedición en el país de origen. Algunas veces en una misma importación se requieren diez o más certificados , señaló Otálora.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.